Vídeo: El Real Madrid afronta ante la Roma el último partido antes del inicio de la Liga - ATLAS
Real Madrid

Zidane, máximo responsable de una plantilla de autor

Solicitó la potestad en altas y bajas. Pidió, de acuerdo con Florentino Pérez, a Hazard, Pogba, Mendy y Jovic. Decidió las bajas de Llorente, Ceballos y Reguilón. Si Pogba es imposible, tendrá otro jugador

Tomás González-Martín
Actualizado:

El primer actor del nuevo Real Madrid no es Hazard, como muchos piensan. Es Zidane. Siempre en un segundo plano, enemigo del primer fogonazo del foco mediático, el francés es el verdadero protagonista de este Real Madrid. Es quien lo maqueta con las bajas, quien lo remaqueta con los fichajes y quien lo dibuja con dos nuevos sistemas de juego que sustituyen al clásico de los tres puntas utilizado durante tres años. Zinedine es el único responsable de la plantilla del «cambio» que el entrenador anunció y que la afición espera. Este equipo ha sido confeccionando por él. Ha tenido la potestad en las altas y las bajas, una autonomía de decisión que solicitó en su regreso «a casa» el 11 de marzo. Al final, el plantel será suyo, a su imagen y semejanza. Un Real Madrid de autor al que le falta el epílogo: Pogba.

Pogba, Hazard y Mbappé. Los tres forman el esquema de creación y de ataque planificado a medio plazo. El belga marca el comienzo

El precio que el Manchester exige por el centrocampista, 180 millones, lo hace casi imposible este verano y el club español fichará otro jugador si persiste esa postura del equipo inglés hasta el final del mercado europeo.

Dos franceses en el cambio

Pogba será, en esta hipótesis, objetivo de la siguiente campaña, junto a Mbappé, que es la guinda de un proyecto planificado a medio plazo. El «pasillo de seguridad» diseñado lo deberán formar Courtois, Ramos (se busca un central de futuro), Pogba, Hazard y Mbappé. El actual Real Madrid se encuentra a mitad del camino, en el ecuador del largo proceso de remodelación. Pero hay que decir las cosas con franqueza: Zidane es el máximo responsable de esta plantilla. El club lo reconoce sin ambigüedades.

Hay decisiones, como las adquisiciones de Vinicius, Rodrygo, Militao y Kubo, que trascienden al entrenador de turno, porque son fichajes importantes de futuro, a largo plazo, que no dependen del técnico del momento. Una entidad no puede vivir a expensas exclusivamente de un preparador, pues puede durar un año o cinco meses. La casa blanca ejecuta contrataciones que son para una década y que superan la estancia de un técnico. Rodrygo, Militao y Kubo vinieron cuando Zizou no estaba.

Expuestas estas precisiones de funcionamiento, el francés ha pergeñado la generalidad de su plantilla. Ha descartado y ha solicitado a jugadores importantes. Los hechos lo dicen todo.

El dilema de Bale y James. Zizou no los quiere, pero la visión empresarial del club es que no los malvenderá. Son activos con un valor

Es Zidane quien ha decidido descartar de sus convocatorias a James, Bale, Mariano, para que admitan que se vayan. El colombiano desea irse, pero depende de las negociaciones entre clubes y es mejor no arriesgarse a las lesiones. Es Zidane quien descartó a Reguilón y Ceballos. El club los considera futbolistas muy válidos y los cedió para que regresen dentro de un año, con un bagaje de experiencia añadida. Es Zidane quien descartó a Marcos Llorente y aprobó su traspaso al Atlético. Y es Zidane quien mantuvo en el grupo a Marcelo e Isco, aunque tuvieran ofertas. El brasileño fue tentado por la Juventus y el malagueño era pretendido por Guardiola, pero no quiso dejar el Real Madrid y España tras ser padre por segunda vez.

Un nuevo motor, Pogba

Los fichajes también han vivido similar autonomía de decisión. Es Zidane quien estuvo de acuerdo con Florentino Pérez en contratar a Hazard desde hace tres años. Es Zidane quien solicitó un delantero, Jovic, complementario de Benzema. Es Zidane quien apoyó la contratación de Mendy. Está definiendo una plantilla que es suya y él será el «culpable», el responsable.

Con estos mimbres, el francés se ha concentrado en aplicar dos sistemas más protectores, un 4-4-2 y un 4-2-3-1, con el fin de resguardar mejor la defensa. Incluso prueba un esquema con tres centrales y Militao en la izquierda. El anhelo por introducir a Pogba en su proyecto daría prioridad a la estrategia del doble pivote en el centro del campo, junto a Casemiro o Valverde, con el objetivo de aportar mayor potencia al equipo. Si viene Van de Beek ahora, será un relevo para Modric y Kroos.

Van 308 millones en pagos. Es lo que han costado Hazard, Jovic, Mendy, Militao y Rodrygo. El holandés Van de Beek añadiría otros 60

Es un proyecto, el de Ziozu, que basa la creación ofensiva en la combinación perfecta que Hazard y Benzema generan en ataque. Los dos construyen el fútbol del conjunto, apuntalados por Modric y Kroos.

Son 132 millones los que ingresó el club madrileño con Kovacic (45), Llorente (40), De Tomás (25) y Theo Hernández (22)

El penúltimo reto del entrenador es quitarse de encima a Bale, James y Mariano. Especialmente a los dos primeros. El descarte del dominicano es puramente deportivo, pues Benzema y Jovic le dejarán sin minutos. Le convendría irse a la Roma, que pretende contratarle. Los casos del galés y el colombiano añaden aspectos de grupo. El marsellés no quiere trabajar con ellos cada día a partir de septiembre.

La postura de la empresa es distinta. La entidad asume que el técnico no cuenta con ambos, pero son activos importantes y no los malvenderá. El responsable del plantel debe comprender las diferentes posiciones, las que se tienen desde el capítulo económico del club y las que siente un entrenador, para analizar al equipo como ente y su valía. Si no hay una buena oferta por Bale y James, 50 millones como mínimo en cada caso, se quedarán aunque Zidane no les conceda sitio.