Vídeo: Gol de Raúl de Tomás (1-0) en el Rayo 2-0 Valencia
Real Madrid

Zidane tiene en su lista a Raúl de Tomás

Es complementario a Benzema, un «9» puro, y le gusta el francés como entrenador; pero el madrileño pedirá minutos, no ser «el suplente»

Actualizado:

¿Y por qué no se queda Raúl de Tomás? comentaban dos hombres históricos del Real Madrid el pasado mes de julio. «Es el nueve que nos falta», argumentaban. La respuesta era sencilla, fidedigna, cruda: el club quiso que formara parte de la primera plantilla, pero De Tomás deseaba jugar, pedía minutos y prefirió curtirse con una cesión en Primera. El Rayo Vallecano, que ya le disfrutó la temporada anterior como artífice principal del ascenso, volvió a contar con él. Mariano regresó al Real Madrid desde el Olympique de Lyon. Ahora, la gran campaña de Raúl de Tomás le coloca en la diana de Zidane con vistas al próximo proyecto.

RDT en cifras: 13 goles. Los ha marcado con el Rayo Vallecano en esta Liga. Es el segundo ariete español en el campeonato nacional, solo superado por los 15 de Aspas

«RDT es dinamita pura», dicen los aficionados de Vallecas. De Tomás demuestra un buen rendimiento en un equipo que pisa posiciones de descenso. Sus trece goles en la Liga en estas circunstancias tienen un valor muy importante que el Real Madrid, propietario profesional del futbolista, valora ante el futuro. Es la misma cifra que suma Griezmann.

2023: Tiene un contrato a largo plazo con el Madrid. Lleva 17 temporadas en el club, desde que entró en el alevín B con siete años

Todo el mundo habla de la carencia de un ariete nato en el conjunto blanco y el club tiene un «nueve» en Vallecas. Es, además, un futbolista complementario a Benzema. Pueden jugar juntos en el ataque. El francés es más creativo que rematador, aunque ahora mismo suma 26 tantos, dos más que Cristiano. Con independencia de los fichajes, Zidane tiene en su lista de futuro al goleador madrileño.

Volver con su ídolo

La presencia de Zinedine al mando del Real Madrid puede variar esa postura que expuso De Tomás el verano pasado, con Lopetegui al mando. «Zizou» era el ídolo del delantero en su juventud y hace cinco años, con 19, decidió quedarse en el Castilla, cuando pensaba en una cesión, al conocer que Zidane le dirigiría en el filial. «Pensé que sería un gran año y más con Zidane al frente», manifestó el madrileño en aquella época. «Hablaba muchas veces con él y me dio una confianza extrema que no le supe devolver, porque las cosas no me salieron», expresó con sinceridad. Era muy joven. Hoy, curtido, ha madurado como futbolista al máximo nivel.

De Tomás conoce bien al marsellés. Si le llama para entrar en su plantilla, el madrileño le pedirá con franqueza tener minutos, jugar con asiduidad, no una suplencia constante. Zinedine deberá manejar esta situación.

El «nueve» prestado al Rayo es el segundo máximo artillero nacional en la Liga, solo superado por Aspas, que lleva quince dianas. Hijo de padre español, Raúl, y madre dominicana, Mila, la vida del madrileño ha sido dura. De Tomás se formó en la cantera blanca desde los siete años.

Madurar en el internado

Un ojeador del Real Madrid le fichó para el alevín B al verle jugar en el San Roque, un equipo de su barrio en Algete, donde sus padres vivían para dirigir la autoescuela que poseían en Barajas. Las amistades del chico, ajenas al fútbol, eran problemáticas, el ambiente no era el idóneo para triunfar en nada. El club le alejó de esa realidad al proponerle entrar interno en el colegio SEK de Villanueva de la Cañada. Tuvo la oportunidad de estudiar y madurar. De Tomás lo reconoce: si hubiera continuado en su barrio, no estaría donde está.

Pablo Arias ha cuidado su alimentación y su entrenamiento personalmente durante años. Pesa 68 kilos y mide 1,78 metros

Hoy está cotizado. No solo es un pescador fino de área, posee un buen disparo desde lejos, como demostró en el Camp Nou. Su ascenso desde los alevines del Real Madrid hasta Primera división le han forjado como un luchador con muchas virtudes. No es una estrella, ni se lo cree. Se ha hecho a sí mismo con andaduras en el Córdoba, en el Valladolid y ahora en Vallecas. Ha cuidado con esmero su alimentación y su preparación, como bien sabe Pablo Arias, su ayudante personal en todos los ámbitos durante tantos años. Pesa 68 kilos y mide 1,78 metros.

Raúl está hecho, forjado. Tiene 24 años y se ha ganado la opción de jugar en el primer plantel del Real Madrid. Zidane decide.