Récord de campeones del mundo en un partido

Barcelona y Real Madrid juntarán a 13 ganadores de un Mundial en el campo, un hito que nadie consiguió antes

MADRID Actualizado:

Cerca de 500 millones de espectadores presenciarán el sumo desafío por televisión. Barcelona y Real Madrid establecerán una plusmarca universal conjunta. El fútbol español volverá a hacer historia cuatro meses después de vivir su máximo apogeo. El clásico de nuestra Liga enfrentará en el Camp Nou a trece campeones del mundo. Ocho son jugadores del Barcelona: Valdés, Piqué, Puyol, Busquets, Iniesta, Xavi Hernández, Pedro y Villa. Cinco pertenecen al Real Madrid: Casillas, Albiol, Arbeloa, Sergio Ramos y Xabi Alonso.

El enfrentamiento entre los dos transatlánticos del fútbol español permitiría formar un once campeón del mundo con este 4-4-2: Casillas; Ramos, Puyol, Piqué, Arbeloa; Xavi Hernández, Xabi Alonso, Busquets, Iniesta; Pedro y Villa. Ningún país pudo presentar históricamente a trece campeones del mundo en un mismo partido de clubes. Ni alinear a veinte mundialistas en un duelo de equipos. Solo Marcelo y Maxwel no estuvieron en Suráfrica 2010. Y si juega Abidal, serán veintiuno. Hoy, azulgranas y blancos pondrán el universo a sus pies. A sus botas.

Ni Italia'06, ni Francia'98

El «derbi» español que se celebra mañana es incomparable. La selección italiana que conquistó el Mundial de Alemania 2006 nunca pudo reunir a trece de sus campeones en un encuentro del «calcio». Aquella lista de Lippi contaba con cinco hombres del Juventus (Buffon, Cannavaro, Zambrotta, Camoranesi, Del Piero) y otros cinco del Milán (Pirlo, Gilardino, Filippo Inzaghi, Nesta, Gatusso), un cara a cara que tras el título perdió efectivos. Cannavaro fichó por el Real Madrid y Zambrota por el Barcelona. Había que aprovechar el tirón de la vieja copa Jules Rimet y hacer caja.

La Francia triunfal de 1998 nunca pudo soñar con un enfrentamiento de sus clubes nacionales con tantas estrellas. Sus equipos principales, el París Saint Germain, el Olympique de Marsella, el Olympique de Lyon, el Mónaco y el Burdeos, se reparten históricamente los internacionales con cuentagotas. Aquel gran «onze bleu» con Zidane (Juventus), Barthez (Mónaco), Vieira (Arsenal), Djorkaeff (Inter) y Lizarazu (Bayern) era un plantel que jugaba en otras ligas.

Argentina'78: emigración

La Argentina de Menotti en el éxito de 1978 también era un equipo de exportación. Es la palabra que define a los jugadores del país desde hace medio siglo. Hay que brillar en casa para ganar la plata en Europa. Kempes (Valencia), Ardiles (Totenham) y Tarantini (Birmingham) levantaron la Copa del Mundo junto a hombres que aún permanecieron en el fútbol albiceleste, como Houseman (Huracán), Passarella (River) y Fillol (River). Houseman se marchó al Colo Colo chileno en 1982. Fillol firmó por el Flamengo en 1984 y por el Atlético de Madrid en el 85.

La espectacular Brasil que se adjudicó su primer Mundial en Suecia 1958 tampoco pudo lucir a demasiados de sus ídolos en uno de los tradicionales duelos del campeonato amarillo. Zagalo se marchó del Flemengo al Botafogo, Vavá dejó el Vasco de Gama enseñar su poderío en el Atlético de Madrid, Garrincha siguió en el Botafogo y Pelé no se movió del Santos. Todos estaban desperdigados entre sus dos ligas, la carioca y la paulista, y Europa. España ha sabido reunir a todas sus constelaciones en un puente aéreo.