Alba Vázquez, la nueva promesa de la natación es andaluza
Alba Vázquez, la nueva promesa de la natación es andaluza - Giorgio Scala
Entrevista

Alba Vázquez, la nueva promesa de la natación es andaluza

La atleta onubense se ha convertido en el foco de todas las miradas tras un verano espectacular, oro en el Europeo de Rusia y en el Mundial Junior de Hungría

J. Marín
HuelvaActualizado:

La mayoría de los adolescentes de 17 años pasan los veranos en la playa, de viaje o incluso estudiando, porque no lo hicieron durante el curso escolar. Sin embargo, hay una joven de Huelva que ha estado durante julio y agosto disfrutando en la piscina. Alba Vázquez se ha convertido este verano en la gran apuesta de la natación española, consiguiendo la medalla de oro en 400 metros estilos en el Europeo Junior de Rusia y en el Mundial Junior de Hungría.

Oro en el Mundial junior de Hungría
Oro en el Mundial junior de Hungría

Al tocar la pared como primera del mundo lo primero que consiguió fue derrocar esa corriente de pensamiento que existe hacia los jóvenes, que habla sobre la poca capacidad de aguante y liderazgo que se les atribuye actualmente, «yo creo que los jóvenes estamos más que capacitados para conseguir grandes cosas, y lo demostramos continuamente». Después, la victoria fue un logro personal para la nadadora, y un triunfo que le produjo una satisfacción íntima, «todo lo que he sufrido y me esforzado en este verano tuvo recompensa, había merecido la pena. Después, pasado unos minutos lo tuve que asimilar. Porque es muy fácil pensar, sí medalla, récord, pero hay que pararse y asimilarlo, no es algo sencillo para una persona». Una medalla de oro en una competición del máximo nivel es una sensación que solo los ganadores pueden explicar, sin embargo, al final lo único que cuenta es con quién la quieres compartir, «cuando gané pensé en mis padres, básicamente en ellos, pero también en mis compañeros de equipo con los que he entrenado durante todo el año».

Me hubiera hecho bastante ilusión estar allí, y conseguir entrar en una final absoluta
Alba Vázquez

La nadadora de Huelva consiguió una marca impresionante, un tiempo de 4:38.53 rebajando en 48 centésimas la anterior plusmarca mundial, en posesión de la británica Rosie Rudin desde el año 2015, «es una marca que no se me va a olvidar nunca». Además, cabe destacar que con ese tiempo hubiera conseguido una más que meritoria séptima plaza en los últimos Mundiales absolutos de natación, un hecho más para situar la marca conseguida en la categoría que se merece. «Sí que me lo han comentado, aunque yo sabía que ese no era mi Mundial y que no me tocaba ir, porque estaba centrada en el Mundial Junior, y era el único que iba a tener en mi vida. Pero sí que me hubiera hecho bastante ilusión estar allí, y conseguir entrar en una final absoluta. Aunque ya habrá tiempo».

La nadadora de Huelva consiguió una marca impresionante, un tiempo de 4:38.53
La nadadora de Huelva consiguió una marca impresionante, un tiempo de 4:38.53 - Xavi Casademont

Si hay dos palabras que pueden definir el verano de Alba Vázquez seguramente sean sacrificio y regularidad. Sacrificio porque ella misma lo dice, «realmente, ha merecido la pena estar entrenando durante todo el verano mientras los demás estaban de vacaciones». Regularidad, porque ya no es solo la victoria y el récord del Mundo Junior, sino que hay que sumarle la victoria en el Europeo Junior en julio, dos meses a un nivel excelso.

El valor de la constancia

Había una pregunta en el aire, que no se podía olvidar, ¿Cómo se consigue en un mes y medio bajar dos segundos, del 4:40.64 conseguido en julio (marca personal) al 4:38.53 en agosto (nueva marca personal)? La respuesta vuelve a remitir en la primera palabra que describe su verano, sacrificio. «Pues básicamente puliendo muchos detalles que vimos en el 4 estilos del Europeo pasado, que consiguiendo mejorar esos detalles, durante el mes y medio de práctica, se podía rebajar el tiempo y así he conseguido quitarle esos dos segundos a mi anterior marca personal».

A ver si soy capaz de acercarme un poco más a ella en los próximos años, ya que es la nadadora en la que más me fijo
Alba Vázquez

La nadadora por excelencia en España se llama Mireia Belmonte. Por ello, siempre está ahí el intentar comparar cada promesa que surge con la leyenda del deporte español. Sin embargo, según Alba, ambas son muy diferentes a la hora de encarar esta prueba, «las comparaciones con Mireia Belmonte son difíciles, sobre todo, porque en la prueba que nado, y que ella también lo hace, tenemos estilos muy distintos. Yo tengo una braza muy buena, y en el caso de Mireia es el crol y la mariposa la que la diferencia, además de terminar de manera espectacular». La admiración hacia la betulense se nota en su voz, «a ver si soy capaz de acercarme un poco más a ella en los próximos años, ya que es la nadadora en la que más me fijo, por todo en general».

Para acabar, no se podía escapar sin comentar cuáles serían sus próximos objetivos a batir, después de un verano de ensueño. «Los Juegos Olímpicos es el sueño de cualquier deportista, me hace mucha ilusión poder estar allí, y ahora me encanta que haya pasado de ser un sueño, a ser un objetivo real».