Corredores de la Zúrich Maraton de Sevilla 2018
Corredores de la Zúrich Maraton de Sevilla 2018 - J. J. Úbeda/ABC

Sevilla, en la Champions League de los maratones mundiales

La carrera acredita un año más la Etiqueta Oro, máxima distinción que concede la IAAF

Actualizado:

El Zúrich Maratón de Sevilla 2019 se reinventa para mantener su popularidad y su estatus. Hay inscritos ya algo más de 12.000 corredores y lucirá un año más, el segundo consecutivo, la Etiqueta Oro que concede la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). El rediseño del circuito, con el traslado de la salida y la meta desde la Isla de la Cartuja hasta el Paseo de las Delicias como principal novedad, añade un plus de atractivo a la carrera porque la acerca todavía más al público en sus últimos kilómetros, una demanda de los corredores que ya se puede tachar del capítulo de mejoras.

«Tenemos un nuevo circuito revolucionario y esperamos que sea para el público mucho más cómodo, que haya mucha más animación puesto que la carrera pasará por los mismos puntos varias veces. Es mucho más atractivo para la gente, pero también para el corredor, ya que va a haber más animación, sale del centro de la ciudad y los últimos kilómetros serán también por el centro y creemos que inolvidables para muchos corredores», desgrana el director técnico de la carrera, Javier Gavela, precisando que las modificaciones introducidas se han hecho pensando tanto en los atletas como en los espectadores. Estos últimos dispondrán de una zona de gradas habilitada en la salida, que coincide con la meta, y se ubicará a la altura de la Glorieta de Buenos Aires. «Hemos quitado curvas, serán diez menos que antes, en consonancia con los maratones más rápidos del mundo, y hemos mantenido lo bueno que tenía: su altimetría, sigue siendo el más plano de Europa. Además, se han eliminado los puntos más altos, con lo cual pensamos que el salto de calidad es importante», valora Gavela.

[Ver también: Un nuevo circuito para el Zurich Maraton de Sevilla en busca de récords]

Con los cambios se pierde el Estadio de la Cartuja, pero los corredores se sentirán más arropados. «Antes, cuando llegabas al 40, cruzando el Puente de la Barqueta, te encontrabas con dos kilómetros en los que, siendo los más duros y complicados, no había casi nadie. Al no haber viviendas en La Cartuja, la gente se concentraba en el estadio. Todo era un poco frío, desangelado. Pues bien, esto ya no pasará porque el 41 está en la Avenida de la Constitución y el último, entre la calle San Fernando, la Avenida del Cid, la Avenida María Luisa y el Paseo de las Delicias. Más céntrico no puede ser y creemos que estará completamente lleno de gente», aventura.

El problema de la cubierta del estadio provocó que la organización tuviera que buscar soluciones, según comenta el director. «Las zonas que barajamos tenían que cumplir tres requisitos: que fueran viables para la ciudad, fáciles para los corredores por su comunicación y que hubiera espacio suficiente para montar la infraestructura que requiere una prueba de esta envergadura. Entre todos, llegamos a la conclusión de que la zona del Paseo de las Delicias, ya testada por la Carrera Nocturna, era un buen sitio para la salida y la meta».

Desgraciadamente, no se podrá rememorar la llegada al estadio de Abel Antón, como en 1999. «Sí, es una pena. Se cumplen los veinte años del Mundial y habríamos querido que aquel momento mágico para Abel Antón y todos los españoles se hubiera podido revivir. No ha podido ser, pero quién sabe si podemos hacerlo para el trigésimo aniversario», apunta Gavela, añadiendo al respecto que la medalla de esta edición sí homenajeará tanto a aquella cita mundialista como al corredor soriano, y puede que se convierta en «una pieza de coleccionista».

El factor meteorológico

Rebajar los récords en categoría masculina y femenina redondearía la jornada. «Tenemos la ciudad preparada y atletas acreditados en el último año en 2.06 en hombres y 2.23 en mujeres. Necesitamos un poco de suerte para que el día sea bueno porque las condiciones meteorológicas influyen mucho y, en una carrera tan larga, que haga mucho viento o mucho calor puede arruinar una marca, así que cruzaremos los dedos para que tanto los corredores elite como los populares logren también sus tiempos», señala Gavela, quien lleva siete años a los mandos de la organización de una prueba cuyo crecimiento ha sido exponencial. «Cuando llegamos no estaba en el calendario de la Federación Española, y ahora no sólo está ahí sino que somos el segundo maratón de España, por delante de los de dos ciudades como Madrid y Barcelona, y sólo superados por el de Valencia. Tenemos la Etiqueta Oro de la IAAF, que es complicadísima de lograr. Hace falta un gran esfuerzo organizativo y económico. Ha costado mucho llegar hasta ahí, y este año volveremos a hacer todo lo posible por conseguirla por tercer año seguido y mantenernos entre los mejores. Se puede decir que el Maratón de Sevilla juega la Champions League de los maratones del mundo».