Los ganadores en la categoría masculina, junto al alcalde, Juan Espadas, y el delegado de Deportes, David Guevara
Los ganadores en la categoría masculina, junto al alcalde, Juan Espadas, y el delegado de Deportes, David Guevara - JUAN JOSÉ ÚBEDA

Zurich Maratón de Sevilla 2019: Un estreno inolvidable labrado a golpe de récord

Tsedat Ayana (2.06.36) y Guteni Shone Imana (2.24.29), nuevas plusmarcas de la prueba sevillana

SEVILLAActualizado:

Los cambios introducidos en el recorrido del Zurich Maratón de Sevilla, que cumplía su trigésima quinta edición y celebraba las efemérides de los veinte años del Mundial de Atletismo de 1999 en el Estadio de la Cartuja, se saldaron con un rotundo éxito refrendado por los récords conseguidos en las categorías masculina y femenina. El estreno del nuevo recorrido resultó de lo más satisfactorio. Fue una jornada redonda y muy emotiva. Tsedat Abege Ayana (2.06.36) y Guteni Shone Imana (2.24.29), ésta haciendo valer su papel de gran favorita, inscribieron su nombre con letras de oro en un maratón inolvidable, para la historia.

El circuito, que prescindía de la Isla de la Cartuja en su tramo final ubicando la meta en el mismo enclave que la salida -el Paseo de las Delicias-, se ha descubierto más llano aún que el anterior y también más rápido, como evidenció la élite masculina, un grupo muy compacto y nutrido de corredores africanos, la mayoría etíopes, que no se descuajaringó hasta el kilómetro 35, pasada la Plaza de España, cuando ya el famoso muro del 30 es historia pero la fatiga comienza a pasar factura no sólo física, sino también mentalmente.

Se rodó, en cualquier caso, a mucha velocidad. En menos de media hora se desayunaron los diez primeros kilómetros (29.56), y los veinte, en una hora (59.59). Pero la media maratón, el 21, es el termómetro. A partir de ahí ya se pueden hacer proyecciones. A la llegada de la cabeza de la carrera a Santa Justa, las previsiones eran las mejores: 1.03.18 marcaban el keniata Kenneth Kiplagat, el eritreo Okubay Tsegay y el etíope Birhanu Bekele, los tres que entonces marcaban el paso de un grupo muy homogéneo de hasta diez atletas que cerraba el francés Hassan Chahdi, con 1.03.20. A esa altura se mantenía como primer español, en la decimotercera posición de la general, el onubense Moisés Antonete (1.07.27), protagonista de una excelente primera mitad del maratón, que para entonces ya había dejado atrás Los Remedios, Triana y había pasado dos veces por el Paseo Colón antes de aventurarse por Torneo, buscando luego la Carretera Carmona, José Laguillo y Kansas City.

Las mujeres, imprimiendo también un fuerte ritmo, se encontraban en disposición de tumbar la plusmarca de Kaoutar Boulaid (2.25.35), ausente por lesión. También causó baja de última hora el catalán Jaume Leiva, aquejado de fiebre la noche anterior. Lideraban las etíopes Urge Sokoka, Gebre Dekebo y Dinkesa Yenenesh, con 1.12.38. Era una decena de africanas a quienes aguantaban la zancada la sueca Fougberg y la holandesa Jip Vastenburg.

Los hombres corrían a tres minutos el kilómetro, nadie cedía, y la cabeza de carrera aún tardó unos kilómetros más en descomponerse. Okubay Tsegay seguía tirando en el 25 (1.15.05) y también en el 30 (1.30.10), aunque siempre vigilado muy de cerca por Daniel Kipkore Kibet, Belay Asefa Bedada y Tsedat Abege Ayana. Pasado el kilómetro 35 perdió un poco de fuelle Samuel Kiplimo Kosgei, quien acreditaba el mejor tiempo de todos los presentes al haber corrido en 2.06.53 en 2016. Sus opciones se esfumaron. Alcanzando los Altos Colegios, en la calle Resolana, el crono marcaba 1.54.45; por la Alameda, 1.56.45; en el Duque, 1.58.50; y, en la Avenida de la Constitución, superado el arquillo del Ayuntamiento, 2.00.40.

Era ya una batalla entre cinco (Okubay, Kibet, Asefa Bedada, Tsedat Ayana y Birhanu Bekele) que se redujo a cuatro cuando Kipkore Kibet se descolgó en la Avenida del Cid. La carrera, muy competida, quedó reducida a un esprint final que coronó a Tsedat Ayana, a quien acompañó en el podio Asefa Bedada (2.06.39) y Birhanu Bekele (2.06.41). El cuarto y el quinto, Tsegay y Kipkore (2.06.46 y 2.06.49, respectivamente), también batieron el récord de Titus Ekiru en 2017 (2.07.43). Miguel Ángel Barzola (2.14.52), de origen argentino, fue el primer español en la meta.

Algo más de diez minutos tardó la ganadora, Shone Imana, tras dejar atrás a Abeba Tekulu (2.24.53) y Dinkesa Yenenesh (2.25.54), conformando las tres un podio enteramente etíope, al igual que sucedió en la carrera masculina. Laia Cañes (2.49.55) fue la primera española y la primera sevillana, la triatleta María Pujol (3.05.07). Fermín Cacho, quien también se bautizaba en la distancia, aguantó hasta la media y Abel Antón, en el vigésimo aniversario de su oro en Sevilla, cumplió su palabra y alcanzó la línea de meta rondando las cuatro horas. El soriano, un sevillano más por los vínculos sentimentales que le unen a la ciudad desde 1999, le puso el broche a una edición magnífica que ha elevado el listón del Maratón a cotas muy elevadas.