Cantó bingo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

NO le temblaron el pulso ni las piernas al de Bailén para tomar la arriesgada decisión de cambiar de dibujo táctico y dejar en la suplencia a pesos pesados de su plantilla. El 3-0 lo bendijo todo y los detractores apriorísticos acabaron por darle la razón al discutido Manzano. Ahora está por ver si lo que fue «pócima mágica» en la Copa sirve también como tratamiento para los males ligueros.

FILÍPIDES