Europa, consuelo del Barcelona

Guardiola reivindica el valor de su equipo, que hoy busca ante el Bayer un resultado reparador

ENRIQUE YUNTA
MADRID Actualizado:

El pulso se traslada a Europa con todo lo que implica la magnitud de este escenario, gigantesco y repleto de cámaras porque la Champions es una competición única que emociona desde que suena la música del fútbol. Tiene destino final en Múnich, pero queda tanto camino que nadie piensa en lo que viene después, mejor ser precavidos en estos octavos que hoy arrancan y que se dividen en dos, pues la semana que viene se disputan cuatro partidos más. Se estudian los rivales, se analizan las plantillas y Europa admite que la Liga presenta a los candidatos más fuertes, igual de favoritos el Real Madrid y el Barcelona que en la Liga bipolar, ahora convertida casi en un monólogo. Es tan grande la distancia blanca que el entorno azulgrana se consuela con este torneo. Esta noche, en Leverkusen (20.45 horas, La 1), exhibe su corona.

Lo hace después del resbalón de Pamplona, tan sonoro el batacazo que les aleja a diez puntos de su enemigo íntimo en la Liga. «Sabemos que estamos en una situación casi definitiva», reconoció ayer Pep Guardiola desde Alemania, un discurso menos emprendedor y bajo de tono. La previa continental se mezcla con la resaca de un mal fin de semana, pero el Barcelona no se rinde y recuerda el ayer con orgullo. «Hemos sido el equipo más competitivo del mundo en los últimos cuatro años con 13 de 16 títulos», replicó el técnico, empeñado en honrar a una plantilla que ha logrado lo imposible.

El entorno se altera

Al Barcelona siempre le ha perseguido un sentimiento pesimista al mínimo problema y así entiende Guardiola a este club, tan mal acostumbrado que ahora lo quiere todo. «El problema de este club es que parece que si no ganamos la Champions es un fracaso, como si fuera sencillo ganarla... Es un reto mayúsculo, tremendo, como la Liga. Nos hemos ganado ese derecho a que todo sepa a poco», sentenció en su reflexión, ambiguo cuando se le preguntó por su sorprendente once contra el Osasuna. «El único poder que tengo yo es el de hacer la alineación y esto lo ejecuto impecablemente, porque tengo muchos más datos, mucha más información que ningún otro para poder hacerlo».

Pese a las dudas, el Barça es el candidato que más asusta en Europa, casi rendido el Bayer Leverkusen antes de la pelea. «Sería un milagro que pudiéramos superar al campeón en dos partidos», admitió Robin Dutt, técnico atormentado por la plaga de ausencias y lesiones. A las bajas del goleador Eren Derdiyok y del centrocampista Sidney Sam, se suma la de Michael Ballack, jugador con más nombre que presente. «Son alemanes, la gran virtud que tienen es que nunca se dan por vencidos», avisa Guardiola. Europa renueva la ambición y el fútbol celebra el regreso de la Champions. Aquí todos son grandes.