Federer gana por quinta vez en Dubai

El tenista suizo se deshizo del escocés Andy Murray por 5-7 y 4-6 en la final del torneo

LAURA MARTA
Actualizado:

Los caprichos del tenis habían eliminado las opciones para que Roger Federer y Andy Murray se citaran en una final. Hasta ayer, cuando Dubai acogió el decimoquinto enfrentamiento entre ambos, después de que en semifinales el suizo derrotara a Juan Martín del Potro por 7-6 y 7-6, y que el escocés hiciera lo propio con el todopoderoso Novak Djokovic (6-2 y 7-5). Y ambos demostraron en la final lo que durante la semana les había llevado hasta allí: seguridad al saque y confianza en el fondo de la pista.

Así discurrió el primer set, con Murray obligando a Federer a sudar sus saques, alejado de ello el suizo durante todo el torneo en el que no sufrió opciones de rotura. No obstante, el suizo aceptó el reto y la primera manga presagiaba un igualado tie break. Disfrutaron ambos de opciones para romper el saque rival, pero fue el suizo quien apretó los dientes y Murray los destensó, en la enésima situación comprometida en la que la cabeza parece gritarle: «No vas a ganar», y el brazo se le encoge hasta que sucede. El punto de inflexión llegó en el clave undécimo juego con empate a 5. Uno de esos momentos en los que la moral de uno se eleva y la del otro se hunde. Fue el suizo quien la elevó tanto, que cerró la primera manga por 7-5 y unos minutos más tarde ya iba 3-1 a favor.

El orgullo del escocés se alió con la relajación del suizo para revertir lo que a todas luces parecía sentenciado, pero el miedo, irónico, le atenazó cuando el marcador le decía que ganaba 4-3. Federer contribuyó a fomentar sus dudas. Serio y tajante, el suizo administró bien su fuerza y oscureció la remontada, que se quedó en nada con los tres juegos consecutivos con los que cerró la segunda manga para firmar el 6-4 final. Murray es de los pocos jugadores que mantiene un balance positivo en los enfrentamientos con el suizo (8-7), pero ayer no pudo aumentar la diferencia. Tras una hora y media de partido, Federer levantó el puño en señal de victoria.