45 millones y hasta enero

El Madrid medita fichar a Neymar y traerlo en invierno, tras el Mundialito

T. GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

D Sólo falta que Mourinho dialogue en profundidad con él, como hizo con Sahin, con Altintop, con Callejón y con Varane, la última contratación del Real Madrid, que afrontará el reconocimiento médico el lunes. Si el entrenador portugués se cita con un futbolista, es que la recomendación de su fichaje se convierte en una condición para la entidad. Dicen que el técnico ya ha hablado con este claro objeto de deseo. Oficialmente se niega, como se negó en casos anteriores. Neymar da Silva Santos (Mogi das Cruzes, 5-2-92) acaba de conquistar la Copa Libertadores y su presidente, Luiz Álvaro de Oliveira Ribeiro, admite públicamente la negociación con el equipo español. El empresario inmobiliario no piensa bajar el precio de la cláusula: 45 millones. Si el conjunto blanco abona la rescisión, será el futbolista quien decidirá cuándo se marchará. Ya tiene un acuerdo con el club español: seis años y una ficha neta de cinco millones, que serían seis desde el momento en que el futbolista obtuviera

el Balón de Oro. Pero Neymar quiere complacer a Ribeiro y reflexiona si sería conveniente quedarse en el Santos hasta enero y disputar el Mundialito frente al Barcelona. El Real Madrid medita aceptar estas condiciones.

El dirigente blanquinegro solicita siete meses de árnica. Anhela que el histórico equipo de Pelé vuelva a ser el número uno del planeta, como lo fue en 1962 y en 1963 cuando se adjudicó la Copa Intercontinental. Quiere conquistar en diciembre el Mundialito de Clubes, un torneo que en América posee mayor relevancia que en España. Debería superar al equipo de Guardiola, por lo que genera intereses compartidos.

Ese título remataría una gestión estelar del presidente santista, con la acumulación del Campeonato Paulista 2010 y la Copa Libertadores ganada el miércoles (2-1 al Peñarol) con un primer gol de la estrella brasileña. Un balance para abordar las siguientes elecciones presidenciales con mucha ventaja. El jugador quiere marcharse dejando amigos, sin provocar un enfrentamiento.

Neymar debutó en el Santos en 2009 y desde entonces ha sido acosado por las ofertas. Suma 130 partidos y 65 goles. Tocado con la varita mágica de una técnica portentosa con ambas piernas, mezcla genialidad con practicidad en el remate. Su único problema es un carácter explosivo que su juventud alimenta. Es un purasangre cuyas reacciones generan conflictos. En la final de la Libertadores participó en la batalla campal contra los jugadores del Peñarol propinando un pisotón muy peligroso. También sufre provocaciones. Autor de tres tantos en cinco encuentros con Brasil, el 27 de marzo sufrió cánticos racistas y le lanzaron un plátano en un duelo contra Escocia en Londres. Lo mismo le ha sucedido dos veces a Roberto Carlos en la liga rusa.

Altintop, al quirófano

Mientras el Madrid espera rematar la plantilla, uno de sus fichajes será baja dos meses: Hamit Altintop. El medio turco será operado el lunes en Alemania de una hernia discal que le ha traído de cabeza durante un año. El club conocía su lesión. El jugador recibía un tratamiento conservador, como el que tuvo Higuaín, pero no ha evolucionado positivamente y deberá ser intervenido. Se espera que pueda jugar en septiembre.