Reyes saca de la trampa al Real Madrid

El pívot fue, junto a Velickovic, el mejor en el triunfo blanco ante un gran Fuenlabrada

BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Era la cuarta vez que el Real Madrid y el Fuenlabrada se veían las caras esta temporada. En las anteriores, el equipo blanco había sido muy superior, algo que no terminaba de gustarle a Pablo Laso. El técnico madridista se había mostrado a disgusto en la previa con ese dato. Quería evitar las confianzas de sus jugadores, al tiempo que recelaba de la capacidad de Fisac para ponerles en aprietos.

Sus temores se confirmaron nada más comenzar el partido. En su regreso a la Copa once años después, el Fuenlabrada sabía que no tenía nada que perder y que jugar sin presión era su mejor arma para meter en apuros al Real Madrid. Las derrotas anteriores le habían servido a Fisac para saber qué es lo que no tenía que hacer, así que el técnico segoviano tiró de fundamentos para tratar de frenar el juego veloz en el que los blancos se sienten cómodos. La cancha del Sant Jordi se convirtió en un campo de minas. Cada vez que un madridista trataba de correr, había un jugador de naranja que cortaba su progresión y le obligaba a jugar una posesión larga. En estático, el Madrid es menos y por ahí jugó sus bazas el Fuenlabrada. Una defensa en zona en la que se atascó todo el equipo blanco y que le dejó en solo 15 puntos al final del primer cuarto (15-16).

La entrada de Sergio Rodríguez le dio más dinamismo al ataque. El canario es el único base puro del equipo y eso se notó al instante. Las ayudas en sus penetraciones abrieron la defensa fuenlabreña y el juego comenzó a fluir. Aunque el perímetro seguía ausente, tanto Reyes como Velickovic empezaron a encontrar con asiduidad el aro rival.

El pívot cordobés empezó la temporada como último recurso, pero ha sabido irse ganando la confianza de Laso hasta convertirse en el sexto hombre de la plantilla. Ayer, peinado con raya a un lado, de la forma que habitualmente lo hacía su padre, Felipe le mandó al cielo otro homenaje en forma de partidazo: 17 puntos, 12 rebotes y 2 asistencias para un total de 28 puntos de valoración. El mejor junto a la resurrección de Velickovic. El serbio fue una de las grandes noticias de la noche para el Madrid. Recuperado de sus lesiones, parece que va poco a poco recobrando también el amor propio que hace un año le robó Messina. Con Felipe formó una sociedad imparable ante la que nada pudieron hacer los triples de Penney y Mainoldi.

Aun así, el Fuenlabrada aguantó con vida hasta el último cuarto (59-59, m. 35). Ahí, un parcial de 12-1 terminó con sus posibilidades (71-60), pero le dejó con la sensación de que el futuro le depara muchos más partidos como este.