Garbiñe Muguruza
Garbiñe Muguruza - EFE

Copa FederaciónMuguruza cae también ante Bonaventure

Sus dos derrotas complican para España el ascenso al grupo mundial

Actualizado:

La tenista española Garbiñe Muguruza ha perdido este domingo por 6-4, 0-6 y 6-4 contra la belga Ysaline Bonaventure en el tercer encuentro del 'play-off' de ascenso al Grupo Mundial de la Copa Federación, que se está disputando en la localidad de Kortrijk, donde las anfitrionas se han puesto 2-1 arriba en el global.

Así, Muguruza se vio sorprendida por una jugadora que ocupa el 122º puesto del ranking de la WTA y que saltó a la pista rápida del Sportcampus Lange Munte en vez de Alison van Uytvanck. Tras un duelo que se prolongó una hora y 51 minutos, Bonaventure dejó a su equipo muy cerca de la permanencia en la élite.

La hispano-venezolana, 19ª del ranking mundial, comenzó enchufada para resarcirse de su derrota sabatina en el punto inaugural de la eliminatoria. Así, ganó sus dos primeros turnos de saque y además rompió el servicio a Bonaventure (0-3), que salvó cuatro bolas de 'break' en el cuarto juego y que perdió en blanco el quinto (1-4).

El peloteo de Muguruza iba viento en popa y la primera manga no parecía en peligro, pero firmó un súbito bajón de rendimiento y empezó a ceder juegos sin apenas puntuar. Su rival, triplicando en golpes ganadores, se apuntó el set por 6-4 y obligó a que la de Caracas cambiase de estrategia si quería remontar.

Y resulta que funcionó de sopetón tras una intensa charla de la capitana, Anabel Medina. Su discípula atacó con más firmeza y, a la vez, provocó que su oponente no pelotease de manera tan profunda. En solo 23 minutos, Muguruza le endosó un 'rosco' a la tenista local y abocó todo a la tercera manga.

Como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Bonaventure sufrió en dos juegos (1-1) y de repente ganó al resto en blanco (2-1), para consolidar de inmediato y tener tres bolas más de quiebre en el quinto juego (3-2), que se le escapó por un ojo de halcón. Pese a todo, la belga abrochó sus posteriores turnos de saque (6-4) y deleitó al rebosante pabellón de Kortrijk.