Novak Djokovic, en su duelo ante Zverev
Novak Djokovic, en su duelo ante Zverev - AFP
Roland Garros

Djokovic, obcecado con otra gesta en París

El serbio puede enlazar por segunda vez los cuatro grandes, en donde lleva 26 triunfos seguidos. Thiem, duro rival en semifinales

Rafa Nadal - Roger Federer, sigue el partido de semifinal de Roland Garros en directo

Enviado especial a París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Casi a la par, Dominic Thiem y Novak Djokovic celebran su pase a las semifinales de Roland Garros, algo más rápido al austriaco para confirmar que, efectivamente, es un especialista muy fiable en tierra. Lleva ya cuatro semis seguidas en Roland Garros y ha ido creciendo a lo largo del torneo después de pasarlas canutas en los primeros días, listo ya para la batalla que se le presenta hoy. Con la excepción de Rafael Nadal, nada debe ser más complicado que medirse ahora mismo con Djokovic, avasallador y obsesionado con otra gesta.

Van ahí unos datos para entender en qué punto está el serbio: desde el 5 de junio de 2018 que no pierde un partido de Grand Slam (contra Marco Cecchinato). Lleva, pues, 26 victorias seguidas en los grandes, sin ceder todavía ni un solo set en este Roland Garros. Ayer, contra Zverev, estuvo muy cerca de que se le escapara el primero, pues el alemán sacaba con 5-4, pero desde la adversidad emergió el serbio como una bestia y redujo a la más mínima expresión al número cinco del mundo, que acabó literalmente por los suelos y se llevó una lección.

Djokovic persigue su quinta final en el evento francés, en donde podría alcanzar su decimosexto título de la categoría. Implicaría, además, enlazar los cuatro grandes de manera consecutiva por segunda vez en su carrera, un hito que únicamente ha conseguido Rod Laver (1962 y 1969). Además, de los tenistas de ahora no hay nadie que tenga al menos dos broches en cada uno de los Grand Slams. Solo en 2015 lo hizo tan bien hasta esta ronda, aunque luego acabaría perdiendo la final contra Stan Wawrinka. Un año después, se desquitó con el salmón que le faltaba.

Motivaciones

«Bueno, el hecho de hacer historia está más presente que nunca en mi carrera. Creo que cuanto más tiempo juego, el sentido de hacer historia es más fuerte. Esa es una de las mayores motivaciones que tengo, obviamente. No hay mejor manera de hacer historia en este deporte que ganar grandes y jugar de la mejor manera en estos torneos, y obviamente tratar de permanecer en el primer lugar del ranking mientras puedas», comparte Djokovic, gigantesco en las citas de postín. «Suelo crecer en estos eventos. Estoy muy cerca de mi mejor tenis sobre tierra. Estoy motivado para luchar por el título, por eso estoy aquí», añade antes de medirse hoy a Thiem.

Al austriaco hay que tenerle muy en cuenta, campeón este curso en Indian Wells y Barcelona, una realidad que ya lleva tiempo justificando todo lo bueno que se ha dicho de él. «Se merece estar donde está. En tierra juega su mejor tenis y tiene una tremenda potencia, especialmente con su derecha y con su servicio. También ha mejorado mucho con el revés. Parece que su relación con Nicolás Massú (su entrenador ahora) le ha ayudado mucho». En el cara a cara, 6-2 para el serbio, con un ajustado 3-2 en tierra.