Nadal, en la Laver Cup
Nadal, en la Laver Cup - REUTERS
Laver Cup

La muñeca pide otra tregua a Nadal

No jugó en la jornada decisiva de la Laver Cup y es más que probable que no dispute la gira asiática

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sin poder saltar a la pista según lo previsto (debía jugar un dobles formando pareja con Roger Federer y un individual contra Nick Kyrgios), Rafael Nadal celebró ayer a lo grande el triunfo de Europa en la Laver Cup que se ha disputado estos días en Ginebra, un torneo de exhibición con aires de grandeza y que pretende simular a la golfística y legendaria Ryder Cup. Los tenistas, con cientos de cámaras encima, viven cada punto como si fuera el gol de la final de un Mundial, dan consejos a los compañeros en pleno partido y son entrevistados en los intermedios como si nada, un espectáculo poco común en un deporte tan de tradiciones y silencio. Entre los gritos y los festejos a lo NBA, destacaba un Nadal metidísimo en el papel, casi más emocionado que en la conquista de cualquiera de sus 19 Grand Slams, reducido a la hora de la verdad por unos problemas, según explicó, en la muñeca izquierda. Otra vez a prevenir.

Aún no hay confirmación oficial, pero parece evidente que el español causará baja de nuevo en la gira asiática, ausentándose de Pekín y del Masters 1.000 de Shanghái. Con el calendario en la mano, solo le quedaría por jugar el Masters de París-Bercy, la Copa de Maestros y la Copa Davis. «Hace un par de años que sufro estos problemas en la articulación de la mano izquierda. Me duele y estoy triste porque tenía muchas ganas de jugar con Federer este dobles», argumentó Nadal, quien comentó que al despertar notó unos dolores ya conocidos. «Me infiltraron en la mano ayer para ver si mejoraba pero sigue inflamada. Pude jugar el sábado, pero hoy está un poco peor».

Fin de temporada

En Nueva York, después de morder el US Open, Nadal ya dio a entender que su final de temporada iba a ser liviano y que reduciría su presencia en la pista, pendiente de las señales que le envía su cuerpo a los 33 años. Ahora no se le espera hasta el 28 de octubre, que es cuando empieza París-Bercy (uno de los tres Masters 1.000, junto a Miami y Shanghái, que todavía no luce en su palmarés), y después (del 10 al 17 de noviembre) llega la Copa de Maestros, uno de los últimos retos que se le resiste. Justo después llega la Copa Davis, la primera con este nuevo formato con la Caja Mágica como escenario de lujo.

La muñeca izquierda ha dado más de un quebradero de cabeza a Nadal. En 2014 no pudo competir en el US Open (defendía título) y en 2016 se retiró antes de disputar la tercera ronda de Roland Garros por dolores en esa zona. Este año, tuvo problemas antes del torneo de Acapulco y llegó muy justo de rodaje al evento mexicano.