Nishikori celebra un punto ante Paire
Nishikori celebra un punto ante Paire - REUTERS
Roland Garros

Nishikori, rival de Nadal

El japonés levanta un 4-1 ante Paire en el quinto set para llegar a cuartos de final. Tiene un 10-2 en contra en el cara a cara con el español

París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Rafael Nadal ya conoce a su rival de cuartos de final de Roland Garros. Kei Nishikori, número siete del mundo, será el próximo escollo del español después de resolver su duelo ante Benoit Paire en la segunda entrega de un pulso eléctrico (6-2, 6-7 (8), 6-2, 6-7 (8) y 7-5) que en su totalidad duró tres horas y 55 minutos. El encuentro entre el japonés y el francés no llegó a terminar el domingo por falta de luz natural, así que este lunes se retomó el partido y Nishikori, que vencía dos sets a uno, remató la faena en un desenlace épico y repleto de drama.

Se calentó la Suzanne Lenglen para animar a Paire, tenista que despierta pasiones en Francia, un genio loco capaz de lo mejor y de lo peor. El ahora 38 del mundo, obligado a remontar porque el domingo se fue a la cama con un 6-2, 6-7 (8) y 6-2 en contra, empezó como un tiro y rompió el saque del asiático, algo frío en su despertar.

La gente suplicaba por un quinto set, aunque Paire no llegó a beneficiarse de esa ventaja y poco después perdió su servicio. Se disputaron puntos notables, una garantía cuando al francés le da por ponerse en serio ya que tiene una infinidad de recursos, y el intercambio derivó en un juego decisivo completamente loco.

Efectivamente, fue un tie break repleto de alternativas. Nishikori desperdició primero una bola de partido, salvó luego una bola de set, se enredó de nuevo en su segunda oportunidad y dio vida a su enemigo firmando dos dobles faltas en ese pasaje. Paire, a la desesperada, cerró el puño y se ganó una vida más mientras retumbaban las gradas de Roland Garros.

En el quinto, Nishikori fue siempre a remolque. Escapó del peligro con el primer juego al saque, pero ya no pudo hacer más en el segundo, aparentemente sentenciado con ese 4-1 tan doloroso para él. Por entonces, la comunión entre Paire y la Lenglen ya era total, y el local se contagió de esa magia con puntazos marca de la casa. Sin embargo, y como nada era lógico, recuperó Nishikori ese break y sacó para igualar a cuatro, pero otro quiebre puso a Paire a un juego de la victoria. Y no, falló y se le escurrió una de las oportunidades de su vida para llegar a los cuartos de un Grand Slam.

No queda claro si fue mérito de Nishikori o demérito de Paire, seguramente una mezcla, pero lo cierto es que el asiático, gélido siempre en sus gestos, tiró de experiencia para llevarse un combate con más emoción que otra cosa. A las tres horas y 55 minutos, festejó su salto a cuartos, en donde le espera el mayor de los desafíos.

Para llegar hasta aquí, Paire ha tenido que vaciarse con muchísimas horas en pista. Necesitó cuatro sets en su debut ante Marius Copil, superó a Pierre-Hugues Herbert en una segunda ronda de cuatro horas y 33 minutos (11-9) en el quinto, se benefició del abandono de Pablo Carreño en tercera ronda cuando dominaba 2-1 y ahora llega este triunfo de peso ante el número siete del mundo.

Vuelve a cruzarse por el camino de Nadal, con quien tiene un cara a cara muy desfavorable. El español le ha derrotado en 10 de los 12 enfrentamientos previos, uno de ellos precisamente en los octavos de Roland Garros (6-4, 6-1 y 6-3). Con su clasificación a cuartos iguala su mejor resultado en París, pues llegó a esta ronda en 2015 y 2017. Sus únicas dos victorias ante Nadal llegaron en Canadá 2015 y en los Juegos Olímpicos de Río.