Robin Soderling, en una imagen de 2010
Robin Soderling, en una imagen de 2010 - AP
ATP

El «ogro» de Nadal se retira

El sueco Robin Soderling, el primero en ganar al español en Roland Garros, deja el tenis después de luchar cuatro años contra una enfermedad

Actualizado:

Robin Soderling, que llegó a ser número 4 del mundo en 2010, ha decidido renunciar definitivamente a la competición después de cuatro años de ausencia del circuito por culpa de sus problemas de salud.

El sueco, de 31 años, no ha vuelto a jugar un torneo desde que participase en el de Bastad en julio de 2011. Poco después le fue diagnosticada una mononucleosis, cuyas secuelas le han forzado a la retirada definitiva.

«En algunos momentos me sentía tan mal que no me podía ni levantar de la cama»

«En 2011 caí enfermo con la mononucleosis y no me di cuenta de la seriedad de esto. Continué entrenando y compitiendo con el virus en mi cuerpo y eso ha hecho que la enfermedad se hiciera más fuerte. Desde entonces he luchado para recuperarme por completo pero con la enfermedad me ha sido imposible entrenar al 100% y tenía que descansar después de cualquier esfuerzo físico. En algunos momentos me sentía tan mal que no me podía ni levantar de la cama. El año pasado, sin embargo, mi salud mejoró y pude incrementar mi dosis de entrenamientos pero mi recuperación post-entreno no sigue siendo como a mí me gustaría. Para poder competir profesionalmente se necesita de una forma física constante que yo no puedo tener», explicaba Soderling al anunciar su retirada. El sueco seguirá vinculado al tenis como director del torneo de Estoclomo.

Dos veces finalista de Roland Garros, en 2009 y 2010, Soderling se marcha con diez títulos individuales, entre ellos el Masters 1000 de París Bercy. Además, será recordado como el primer hombre capaz de derrotar a Rafa Nadal en la tierra de Roland Garros. Fue en 2009, en octavos de final, y la Philippe Chatrier enloqueció porque por fin alguien desactivaba al rey de París.

Con el español siempre tuvo duelos especialmente volcánicos. También fue especial aquella batalla que mantuvieron en Wimbledon, en la que Soderling imitó al zurdo en tono burlesco.