Aliona Bolsova
Aliona Bolsova - EFE

Roland GarrosBolsova: «Nunca había firmado autógrafos»

La española, que nunca antes había jugado el cuadro final de un Grand Slam, está ya en octavos de final

Actualizado:

La espalda cubierta de tierra batida tras revolcarse por la pista 6 de Roland Garros, nada más superar a la rusa Ekaterina Alexandrova por 6-2 y 7-5, la española Aliona Bolsova acude a la grada a firmar algunos autógrafos y hacerse fotos con espectadores.

«Nunca antes lo había hecho», reconoce poco después esta tenista de 21 años que nunca antes había jugado el cuadro final de un Grand Slam y que, a las primeras de cambio, se ve entre las 16 mejores de su torneo soñado.

Era una forma de agradecer al público el ánimo que le brindaron durante el duelo, que reconoció que le ayudó a domesticar los nervios que, por momentos, le atenazaban. Pero supo sobreponerse para sumar su sexta victoria en París, tres en la previa y tres contra 'top 100'.

Cuando acabe Roland Garros ella también formará parte de las 100 mejores del mundo. «No me lo acabo de creer, no tengo palabras (...) Estar entre las 100 mejores es el objetivo de toda tenista, es donde te sientes profesional. Entras en los torneos más importantes, me da acceso a torneos que ahora no podía», asegura la jugadora que se ha ganado por derecho propio el apelativo de «la leona».

No cree que su vida vaya a cambiar. Trabajadora incansable, Bolsova cuenta con seguir la misma línea, «poner el tenis en primer lugar y entrenar al cien por ciento y seguir». «Y seguir trabajando con la psicóloga. Ser profesional requiere un conjunto de cosas» porque «ahora hay que mantenerse, que no es fácil, esto es solo el principio, hay que trabajar mucho», asegura.

También le cambiará la vida en lo financiero, porque se embolsa ya un cheque de 243.000 euros por alcanzar los octavos.

«Cuando volví de Estados Unidos no tenía nada, mis entrenadoras me habían ayudado a ir ganándome la vida, me iba manteniendo, pero era muy complicado. Ahora, tener esta tranquilidad económica, sé que llego a fin de año, que puedo seguir otro más pagándoles. Es una presión que me saco de encima», comentó.

Pero no piensa en acaba esta aventura, aunque reconoce que empieza a sentir la presión psicológica.

«Llevo dos semanas aquí, para mi pasar la previa ya era un regalo, estar en la segunda semana es todavía mejor. Estoy disfrutando mucho», indicó.

«Físicamente estoy bastante bien. Como hay días de descanso y mi madre es fisioterapeuta me ayuda cada día a hacer tratamiento y tener mi cuerpo al máximo. Pero mentalmente llevar tanto tiempo es duro. Aunque estoy muy bien acompañada y se hace más leve», comentó.

Su siguiente rival será la estadounidense Amanda Anisimova, 51 del ránking, a la que dice que ha visto «en la tele». «Es una joven promesa, juega muy bien, como todas en octavos. Yo solo quiero disfrutar y que pase lo que tenga que pasar», señaló.

Eso sí, advierte, espera que al fin le toque una de las pistas grandes, porque por el momento no las ha catado. En tercera ronda iba a jugar en la 14, que es la quinta en capacidad, pero finalmente le cambiaron a la 6 porque había mucho retraso acumulado.

«Me gusta jugar en pistas grandes, con gente y llenas. Tengo ganas de que llegue el lunes», asegura.