AP
US Open Junior

El triunfo del joven que jugaba con «una cuchara de madera gigante»

Jonas Forejtek, prometedor tenista checo de 18 años, se proclamó campeón del US Open Junior

Actualizado:

Unas horas antes de que Rafa Nadal se coronara en el US Open, otro tenista hizo lo propio en la pista neoyorquina. Jonas Forejtek, de 18 años, salió campeón en la categoría junior tras imponerse al estadounidense Emilio Nava por 6-7, 6-0 y 6-2. Su sonrisa era el fiel reflejo de quien sueña con que lo que está viviendo es solo el primer título de los muchos que le deparará su carrera.

«Es una gran motivación para mi futuro», dijo nada más terminar, emocionado. Cuando le recordaron que grandes nombres del tenis como Roddick, Murray o Dimitrov hicieron en su tiempo lo que ahora él había conseguido, respondió con cabeza: «Tengo que trabajar duro para, al menos, acercarme a ellos». Su futuro es una incógnita, no así su pasado, peculiar cuanto menos.

Su victoria en el US Open ha servido para rescatar un vídeo de sus inicios. En las imágenes se puede apreciar a un jovencísimo Forejtek devolviendo pelotas con lo que parece ser una cuchara de madera gigante. Sin embargo, lejos de ser un utensilio de cocina, se trata de una «tennispointer». El creador de esta «raqueta» es Jiří Bartoš, entrenador de Forejtek, quien la utiliza con sus alumnos para mejorar su habilidad en el juego. Pese a la dificultad que entraña devolver pelotas con la «tennispointer», Forejtek ya dejaba muestras de su talento y se adivinaba en él el tipo de jugador que podía llegar a ser.

La carrera de este tenista checo solo acaba de empezar. El US Open Junior 2019 es el primer gran torneo -de su categoría- que gana de manera individual. En dobles, también en 2019, logró salir campeón en las cateogrías junior de Australia y Wimbledon. Actualmente ocupa la modesta 560º posición del ranking mundial ATP, pero su juventud y sus triunfos obligan a seguirle de cerca.

En Pilsen, localidad natal del tenista situada en el oeste de la República Checa, ya es toda una celebridad. Y de momento, tal y como confesó en una entrevista para un diario de su país, tiene claro que quiere intentar vivir del deporte: «¿La universidad? Veré cómo juego al tenis». El año que viene dará el saro y ya tendrá que competir con los mayores.