El fraude fiscal alcanzó en España el 6% del PIB

El Consejo Económico y Social (CES) advierte de que la economía sumergida perjudica a la equitativa distribución de la renta

ep
Actualizado:

El fraude fiscal alcanzó en España el 6% del PIB en 2012, según cálculos del Consejo Económico y Social (CES), a partir de los datos de la OCDE sobre economía sumergida, según se desprende del 'Informe sobre distribución de la renta en España'.

El organismo indica que el fraude fiscal supone un "lastre" para el sistema español, tanto por el lado de la suficiencia, por el importante volumen de recursos que la Hacienda española deja de recaudar, como por el lado de la equidad, dado que el fraude se concentra en las rentas que no están sujetas a retención.

El CES apunta que la enorme diferencia entre la renta media que se viene declarando en el IRPF por trabajo (menos de 25.000 euros al año) y por actividades económicas (menos de 10.000 euros anuales) se explicaría, al menos en parte, por la importancia del fenómeno de "infradeclaración u ocultación de rentas" ligadas a la economía sumergida.

Para el organismo, el fraude fiscal tiene "fuertes efectos distorsionadores" de la equidad, la progresividad y la distribución de la riqueza ya que, cuando mayor sea la cantidad defraudada, mayor será la carga fiscal para el resto de contribuyentes. También es contrario, añade, a la equitativa distribución de la renta porque se concentra en las fuentes de mayor riqueza. E

l informe destaca que, hasta mediados de los 90, el sistema tributario español ha venido siendo más o menos proporcional o ligeramente progresivo, pero a partir de entonces, en línea con lo observado en otros países del entorno, se han acometido una serie de reformas en la imposición directa que han limitado el potencial recaudatorio del sistema tributario y su capacidad redistributiva.