aceituna de mesa

La familia De Prado se hace con la envasadora de aceitunas Tepesa

La compañía sevillana tiene unos ingresos anuales de 12 millones, el 90% en el exterior

Actualizado:

La industria de la aceituna de mesa está registrando numerosos movimientos en 2013. La última operación la ha protagonizado la familia cordobesa De Prado Ruiz-Santaella —propietaria de 3.200 hectáreas de olivar en Portugal—, que ha adquirido la compañía sevillana Tepesa. Esta sociedad (controlada hasta ahora por los hermanos Sainz Castelló) está especializada en el aderezo y envasado de aceitunas (junto a otro tipo de encurtidos como ajos, alcaparras o pimienta). Su facturación anual supera los 12 millones de euros, el 90% en el exterior, aunque desde 2006 no ha logrado beneficios y el pasado año registró unas leves pérdidas 150.000 euros.

El grupo dirigido por José Luis De Prado da un paso adelante en la cadena de valor, pues ya posee una entamadora en Portugal con la que comercializa sus aceitunas a granel y, tras la toma de control de Tepesa, las envasará con su propia marca («De Prado» y «Select Cuisine»), informa el portal Alimarket. Aunque el importe de la absorción no ha trascendido, esta publicación señala que el bajo endeudamiento de la firma sevillana (con un pasivo corriente de 5,3 millones) ha sido clave para cerrar la operación. El reto de los nuevos propietarios es triplicar la facturación en tres años intensificando la actividad comercial en el mercado exterior.

Se trata del tercer movimiento en el sector de la aceituna de mesa en lo que va de año. El pasado abril, la cooperativa de segundo grado Manzanilla Olive se hizo con las instalaciones de la extinta Agro Aceitunera por 3,7 millones de euros. A su vez, Sovena (interproveedor de aceite de Mercadona) ha absorbido su filial aceitunera Exoliva (con factorías en Plasencia y Almendralejo) para potenciar este área de negocio.

Por último, Interoliva (uno de los líderes del sector con unos ingresos de 30 millones de euros) está negociando su salida del concurso voluntario. Para ello, ha presentado una propuesta anticipada de convenio a la que se ha adherido el 71% de los acreedores ordinarios (principalmente proveedores). La firma adeuda 34 millones, de los que 24 millones son con entidades como CaixaBank, Caixa Catalunya y Bankia.