Los nuevos acuerdos tienen de plazo 48 horas
Los nuevos acuerdos tienen de plazo 48 horas - afp

Codere firma otros tres acuerdos con sus acreedores para seguir negociando dos días más

Su deuda supera los 1.100 millones repartidos entre dos emisiones de bonos. La compañía de apuestas intenta evitar el concurso de acreedores

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La compañía del sector del juego Codere ha sellado tres nuevos acuerdos con sus acreedores con un plazo adicional de 48 horas para seguir negociando y evitar el concurso de acreedores.

Según ha comunicado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se han suscrito tres nuevos acuerdos de "no exigibilidad de obligaciones (standstill, en inglés)" con todos los titulares del contrato crédito senior y con una "mayoría significativa" de los titulares de los bonos emitidos en euros y dólares. Los acuerdos, añaden, tienen de plazo 48 horas.

La empresa, que se encuentra en situación de preconcurso de acreedores, negoció a finales de abril un plazo adicional de diez días que ahora amplía para intentar evitar el concurso voluntario de acreedores.

La deuda de Codere supera los 1.100 millones de euros repartidos entre dos emisiones de bonos, una de 760 millones de euros y otra de 300 millones de dólares, y una línea de crédito sénior de origen bancario.

Codere anunció el pasado enero que quedaba en situación de preconcurso de acreedores y que dispondría de un plazo de cuatro meses para alcanzar un acuerdo con sus acreedores sobre la refinanciación de la deuda.

Esta comunicación no ha supuestosupone alteración alguna en la actividad ordinaria, que se mantenido con normalidad, ni ha afectado a sus órganos de administración.

La compañía achaca a varios «factores excepcionales» ocurridos en 2012 y 2013 las actuales "tensiones de tesorería". Entre ellos figuran el pago de 107 millones de euros por la renovación anticipada de las licencias de juego en la provincia de Buenos Aires, la introducción de la ley antitabaco en Argentina, el cierre de ocho salas de juego en México y las subidas de la carga impositiva sobre el sector en varios de los países donde opera.