Las trabajadoras de Navair, antes peluqueras, ahora «peinan, trenzan y cortan» cables
Las trabajadoras de Navair, antes peluqueras, ahora «peinan, trenzan y cortan» cables - abc
laboral

Peluqueras y esteticistas se colocan en empresas aeronáuticas

El sector demanda especialistas en mantenimiento de aviones que escasean en Andalucía

Actualizado:

Oficios tradicionales están encontrando nuevas oportunidades de trabajo en el sector aeronáutico. Así, la mayoría de la plantilla de producción de la firma Navair son mujeres que antes han sido peluqueras y esteticistas. Esta selección se ha hecho para cubrir puestos que requieren una destreza manual especial que se adquiere en estas profesiones, explica el director técnico, Francisco García Cazorla.

Esta empresa con sede en Aerópolis fabrica mazos eléctricos., lo que requiere cortar, pelar, soldar y hacer el «ruteado» de los cables de forma manual, ya que estos procesos no están automatizados. La empresa da una formación interna a las trabajadoras, que luego son examinadas por un laboratorio externo para conseguir una certificación personal en grapado, pelado y soldadura blanda exigida en aeronáutica.

Un reciclaje más habitual es el de los carroceros de los talleres de coches. La crisis ha afectado de lleno a la chapa y pintura y empresas como STTS, dedicada a pintura y sellado de aviones, ha reclutado a muchos de estos profesionales, que ahora trabajan en su gran hangar integrado en la planta de Airbus San Pablo, donde se da color a aeronaves como el A400M.

Carencias laborales

El sector aeronáutico es una de los escasos manantiales de empleo que hay en Andalucía; sin embargo, no encuentra en el mercado laboral regional un número suficiente de trabajadores cualificados en algunas especialidades básicas que necesita. Este déficit afecta a titulaciones superiores y también a intermedias. Se estima que las empresas vinculadas a esta industria demandan al año unos 150 ingenieros en la comunidad autónoma, aproximadamente la mitad de los licenciados en aeronáutica que egresa la Universidad de Sevilla por curso. Eso significa que el resto lo tiene que fichar fuera de la región.

Esta escasez de oferta se produce también en actividades de mantenimiento de aeronaves. Según apuntan fuentes del cluster Hélice, unos 300 puestos de trabajo vinculados al A400M se han ido a Madrid por falta de mano de obra certificada para realizar determinados trabajos, como las adaptaciones del avión militar que pide ReinoUnido para sus unidades que se están realizando en Airbus Getafe.

«Es difícil encontrar técnicos de mantenimiento. Ryanair pensó en hacer un centro de mantenimiento en Sevilla y finalmente se tuvo que ir debido a esta carencia laboral», indican desde Hélice, y urgen un plan de formación para que haya «un flujo constante» de titulados en este grado superior de FP en Andalucía.

Acuerdo con Lufthansa

Precisamente, ayer, en la Aerospace & Defense Meetings (ADM), el encuentro de negocios aeronáutico que se está celebrando en Sevilla, alumnos de la primera promoción de 60 titulados del centro de formación ADA, el único junto a Faasa en Córdoba que imparte grado superior en aeronáutica en las especialidades de aviónica y mecánica, entregaban currículos en los estands de las empresas participantes en esta feria, y confiaban en sus expectativas laborales. Así lo expresaban alumnos como Carlos Meneses y Miguel Ángel Escamilla, de 24 y 26 años, cuyo sueño es trabajar en Airbus. Este instituto tecnológico firmará en el marco de la ADM un acuerdo con Lufthansa, compañía de bandera alemana, que facilitará la licencia europea (LMA) que se exige para trabajar en este sector.