José Manuel Muñiz, fundador de Peggy Sue´s
José Manuel Muñiz, fundador de Peggy Sue´s - millán herce

La cadena Peggy Sue’s alcanzará 65 hamburgueserías en 2015

Fundada por el sevillano José Manuel Muñiz, la sociedad factura ya 15 millones

Actualizado:

La empresa Peggy Sue’s, fundada por el sevillano José Manuel Muñiz, ha alcanzado las 50 hamburgueserías gourmet repartidas por toda España y cerrará este año con una facturación de 15 millones. Tras crear más de 400 empleados directos e indirectos, el próximo año prevé abrir 15 franquicias más. En Sevilla tiene dos locales, en las calles Luis Montoto y en Alfonso XII. Cuando se inaugure el mercado del Barranco también estará presente con un quiosco que bautizará como «Peggy Sue’s Grill». Sus locales tienen un aire retro, inspirado en los años 50 en EEUU, y su máxima es ofrecer productos de calidad: sus hamburguesas se hacen a diario con carne de Galicia recién picada.

-¿Cómo surgió la idea de las hambugueserías Peggy Sue’s?

-Cuando estabámos buscando un nombre me acordé de la película «Peggy Sue se casó», en la que Kathleen Turner se da un golpe en la cabeza y despierta en los años 50. Hemos reproducido ese ambiente. Incluso las máquinas de música son originales de esos años.

-¿Por qué os posicionasteis en el segmento de la hamburguesa gourmet?

-Fuimos los pioneros en ese segmento. Cuando empezamos en 2007 en Madrid sólo había un sitio donde tomarte una hamburguesa un poco mejor, Alfredo’s Barbacoa. Empezamos en un local de apenas 20 metros cuadrados. Durante un año diseñé el restaurante y los productos. Entonces pasó algo mágico y hubo un momento en que teníamos colas de 50 personas esperando a entrar en la hamburguesería.

-¿Por qué decidió franquiciar?

-De las 50 hamburgueserías hay diez propias y 40 franquicias. Decidimos ir a la franquicia porque era una manera rápida de crecer, aunque me costó al principio porque nuestro producto es diferente y me daba miedo perder el alma del negocio. Nuestros competidores no fabrican nada, todo lo compran hecho. Nosotros, sin embargo, decidimos invertir todo lo que ganamos en una fábrica en Getafe, donde fabricamos todo, lo que hace que nuestro producto sea único.

-Las hamburgueserías gourmet se han puesto ahora de moda ¿Cómo competir ahora con tantas enseñas?

-Cuando todo el mundo pensaba que nos habíamos dormido, seguimos innovando. Si hay algo que he aprendido en el mundo de la empresa es que no te puedes dormir. Por eso, antes de que sea demasiado tarde, hemos comenzado a redecorar nuestras hamburgueserías, pasando de la decoración de los 50 a los 60, lo que supone cambiar los colores, la música...

-Tiene mérito vender una hamburguesa a 6,95 euros cuando hay cadenas que la venden a un euro...

-No se trata de lo que cuesta, sino de lo que recibes porque yo pienso que las tiendas de chinos son las más caras porque sus cosas te duran un día. Algunas cadenas de hamburguesas hacen sus productos con lo que sobra de la vaca. Nosotros hacemos las hamburguesas a diario, con carne de vaca de Galicia que procede sólo de una parte y la picamos en nuestros locales. Nuestras pechugas de pollo se fríen con aceite de oliva y tienen pollo de verdad.

-¿Vais a saltar al mercado internacional?

-Aún no, necesitamos un socio local.

-Con Superburger os habéis atrevido con las hamburgueserías ambulantes gourmet.

-Son los remolques de siempre pero bien hechos, con comida de calidad, con marca, con sanidad... vamos, que sabes que no vas a morir envenenado. Estamos en todos los festivales de música importantes.

-¿Qué otras marcas tenéis?

-En Madrid hemos abierto la freiduría La Josefa, inspiradas en las de Sevilla. Y también tenemos El Pepito, de bocadillos

-¿Es difícil abrir franquicias en España?

-Es una locura. No sólo hay 17 legislaciones de comunidades autónomas, sino que hay una normativa diferente en cada ayuntamiento. Los baños de mis hamburgueserías tienen que cumplir una normativa diferente en cada municipio. No he encontrado un proveedor de cámaras frigoríficas homologadas en toda España. El problema es que en España sobra gente legislando.