Don Felipe durante la visita
Don Felipe durante la visita - j. m. serrano

El Rey Felipe VI visita las instalaciones de Persán en su 75 aniversario

Su Majestad ha destacado el ejemplo de esta industria sevillana y ha departido con los trabajadores de la factoría

Actualizado:

Su Majestad el Rey Felipe VI ha visitado este lunes la fábrica de Persán en Sevilla, en donde ha presidido la celebración del 75 aniversario de la empresa, dedicada al mercado de detergentes y suavizantes, y ha alabado el ejemplo de I+D que supone esta compañía, así como su filosofía de empresa familiar, según fuentes de la Casa Real.

Don Felipe ha destacado el «magnífico ejemplo» de Persán

Asimismo, en su recorrido, ha inaugurado las últimas instalaciones de la factoría: un laboratorio de I+D de 800 metros cuadrados, un almacén automático con capacidad para 40.000 palés y las unidades de fabricación de detergentes en cápsulas.

[ Ver la visita del Rey Felipe VI, en imáganes]

El Rey ha llegado a las 11,30 hora a las instalaciones de Persán en el sevillano Polígono El Pino, donde ha saludado a la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz; al delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y al alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido.

Tras los saludos protocolarios, Don Felipe ha visitado las instalaciones de la empresa, incluido el laboratorio de I+D de 800 metros cuadrados, donde directivos de la firma le han explicado en detalle cuál es la labor de los trabajadores en ese punto.

En este momento, ha sido cuando el Rey ha felicitado a la empresa por su 75 aniversario y ha alabado el «magnífico ejemplo» que supone en cuanto a empresa moderna y por su filosofía de empresa familiar, según fuentes de la Casa Real, quienes también han señalado las palabras de apoyo de Felipe VI en torno a la I+D+I y su actitud ante la Resposabilidad Social Corporativa.

Una vez concluido este recorrido, el Rey se ha situado al frente de la plantilla de Persán para realizarse una fotografía de grupo, para, posteriormente, después de unas palabras del presidente de Persán, José Moya Sanabria, departir unos minutos con los empleados.

Más industria

De esta manera, el presidente de Persán ha agradecido el apoyo de la Casa Real al empresariado y ha destacado la importancia de la industria para la economía de un territorio. En este sentido, ha señalado que en Andalucía «hay muy buenas industrias, pero pocas para un desarrollo regional suficiente».

De igual manera, ha resaltado la tradición innovadora de Persán desde su fundación. «Somos un buen ejemplo de la envergadura de Andalucía más allá de los tópicos. Andalucía es industria. Tenemos líderes industriales en alimentación y bebidas, pero también en minería, automoción, textil, piedra artificial o industria química», ha subrayado Moya, quien ha añadido que «no es mucha» y, por tanto, la comunidad necesita, «al menos, duplicar la componente industrial en el PIB andaluz para poder considerarnos una región desarrolladora».

Persán facturó 372 millones de euros en 2014, con un beneficio antes de impuestos de 29,3 millones. La facturación ha aumentado un 4,5 por ciento, pero la compañía ha reducido su beneficio antes de impuestos un 15,8 por ciento respecto al ejercicio anterior, por los descensos de precios para ayudar a la reactivación del consumo.

De esta forma, la inversión total durante el pasado año fue de 16,9 millones, indica la empresa, que destaca que la facturación de la compañía «continúa a un ritmo ascendente, tanto en España, como en los países europeos como Portugal». Ha recordado, asimismo, que las exportaciones suponen un 30 por ciento de las ventas totales de Persán.

La fábrica, que ocupa una extensión de 80.000 metros cuadrados, es la más grande de Europa en productos de detergencia. Aun así, para su crecimiento de los próximos años compró un terreno colindante de 20.500 metros cuadrados, que ocupaba la antigua factoría de Danone.

Desde que empezó la crisis, en 2008, Persán ha invertido más de 90 millones de euros, aumentó sus ventas en un tercio, la plantilla en un 30 por ciento y los salarios subieron un 19 por ciento. Mientras el beneficio se redujo en un 13 por ciento.