El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez
El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez - EFE
Los recibirán si se superan los 11.200 millones en ingresos por lucha contra el fraude hasta noviembre

La Agencia Tributaria pacta un plan de incentivos para sus empleados en 2016

El coste del plus de productividad, similar al del año pasado, superará los 40 millones de euros y ha contado con el acuerdo de cuatro sindicatos al incluir a los empleados laborales

MADRIDActualizado:

La Agencia Tributaria ha firmado con los representantes de sus empleados públicos una prórroga del plus de productividad para 2016. El organismo ha acordado con cuatro sindicatos (CC.OO., UGT, CSI-F y SIAT, en torno a dos tercios de la representación) dos pagos adicionales por objetivos para este añoen el Plan Especial de Intensificación de Actuaciones (Peia), según explican fuentes tributarias.

El pacto con estos sindicatos -el de Técnicos de Hacienda, Gestha, no firmó y tampoco lo hizo Ucesha- se ha producido porque el personal laboral también está incluido en el plan, a diferencia de los incentivos del año pasado. El requisito para activar el plus de productividad será que el Fisco supere los ingresos por lucha contra el fraude de 2014, cuando recaudó 12.318 millones de euros.

En concreto, el organismo deberá conseguir al menos 11.300 millones de euros hasta noviembre de 2016, según el acuerdo al que accedió ABC. El plan tiene carácter voluntario para los empleados, y el coste de los incentivos aprobados superará los 40 millones de euros. Una cantidad que se cubrirá mediante un crédito presupuestario, detallan las fuentes consultadas.

Como adelantó este periódico, las negociaciones comenzaron hace unos días y el acuerdo es similar al de 2015. El plan de incentivos se aprobó por primera vez en 2014 y fue un éxito, ya que la Agencia Tributaria consiguió ingresos récord. El año pasado el Fisco dobló el «bonus» y según las previsiones, superará los 13.500 millones en recaudación.

Pese a que es el plan es similar al de 2015, cuenta con ciertas mejoras. Por ejemplo, uno de los requisitos es completar 12 horas «extra» al año en lugar de las 20 que recogía el año pasado. Asimismo, si el plan tiene una parte fija y otra variable, los pagos previstos en esta última partida son mayores, pudiendo multiplicarse por cuatro las cantidades asignadas –en 2015 el límite era de hasta el doble–.

«El plan es un aumento retributivo disfrazado. No tiene sentido que el objetivo a superar de ingresos en la lucha contra el fraude sea el mismo al del año pasado y al anterior. Es una forma de sortear los límites de la Administración a estas alzas salariales», denuncia José María Mollinedo, secretario general de Gestha, quien también critica que aún no se haya aprobado el Plan de Control Tributario, que incluye las directrices de la Agencia para investigar.

El plan del año pasado preveía dos pagos, –uno en julio y otro en diciembre–, que en el caso de los inspectores podía alcanzar los 11.000 euros anuales –aunque la cantidad media por cada inspector era menor, de 6.000 euros–. Este montante iba decreciendo según cada nivel funcionarial.