Informe de evaluación del gasto farmacéutico

La Airef pide imitar la subasta de la luz para ahorrar más de mil millones de euros en fármacos

En su examen sobre el gasto público en medicamentos, la Airef reclama pujas abiertas a la competencia y ágiles

MADRIDActualizado:

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ya ultima su primera andanada de informes evaluando distintas áreas de gasto público, pero donde ha encontrado más recorrido para ahorrar es en el desembolso destinado a los medicamentos. Según ha podido saber ABC, la Airef detecta que las administraciones podrían ahorrar más de mil millones de euros si cambiaran el sistema de compra actual por uno de subasta estatal que imite las actuales pujas que se producen en el sistema eléctrico.

El gasto farmacéutico de las comunidades autónomas es uno de los principales que tienen que soportar. Solo en fármacos con receta en 2018 destinaron 10.677,6 millones de euros, un montante que va creciendo a medida que se va plasmando el envejecimiento demográfico: solo en los últimos cuatro años ha aumentado un 11%.

En Andalucía, la propia ministra de Hacienda y entonces consejera de Sanidad, María Jesús Montero, ya instauró este modelo en 2012. Pero este sistema ocasionó problemas de suministros y de competencia. El modelo andaluz adjudica cada producto a la empresa que ofrezca el precio más competitivo, dando entrada sobre todo a genéricos y presentándose casos de empresas que ganan la subasta pero no pueden garantizar un suministro suficiente.

Ante estos problemas en Andalucía, la Autoridad Fiscal opta por otro tipo de modelo, en el que se van adaptando las necesidades que va teniendo el sistema, de forma que los laboratorios van entrando en las subastas con lotes y precios de forma continua y así se van marcando las minutas. De esta forma, estaría más abierto a la competencia de forma que no excluiría a los grandes laboratorios, como ocurrió en Andalucía, garantizándose el suministro y siendo más participativo, habiendo competencia continuada. Un modelo que, en este caso, sería más similar por su agilidad y periodicidad al del mercado energético. Una referencia que hace la Airef y apunta a su mayor competencia, ya que en el «pool» eléctrico se determina el precio y se atiende a la demanda de forma diaria.

La Autoridad Fiscal propondrá así un mecanismo de selección de medicamentos a escala nacional y la implantación de una nueva definición del sistema de precios de referencia, como incluye el Programa de Estabilidad, que admite que el farmacéutico es la única área donde la Autoridad Fiscal había detectado un «ahorro sustancial» del gasto, frente a sus otros siete primeros informes. La Airef también recomienda implantar sistemas de control periódico para mitigar desviaciones del consumo de fármacos sobre el gasto, eliminar deducciones a medicamentos innovadores y elevar la de aquellos sin patente.

El documento de la Autoridad Fiscal es clave en un campo de batalla como el gasto farmacéutico, que tensionará las finanzas futuras ante el envejecimiento demográfico. Si bien la ministra Montero quería modificar el convenio que había firmado su predecesor, Cristóbal Montoro, con la patronal Farmaindustria, finalmente lo prorrogó. Este acuerdo obliga a las regiones acogidas al FLA a participar en él para que el gasto farmacéutico se ajustara a la evolución del PIB o, de lo contrario, la industria compensaría al Estado. Un punto firmado en su momento por Montoro que generó una guerra con regiones socialistas como Valencia -con la anterior ministra de Sanidad, Carmen Montón al frente- o la propia Andalucía.