Mario Draghi, presidente del BCE
Mario Draghi, presidente del BCE - Reuters

El BCE aplaza ahora la subida de tipos hasta al menos la primera mitad de 2020

El organismo fija las condiciones para las nuevas subastas de liquiez y llegará a pagar a los bancos que más crédito concedan a empresas y familias

MadridActualizado:

La ansiada normalización de la política monetaria en la Eurozona se aleja cada vez más por el temor a un mayor debilitamiento del crecimiento económico. El Banco Central Europeo (BCE), que a la vista de la desaceleración económica el pasado marzo optó por posponer hasta finales de este año la que sería la primera subida de tipos de interés oficiales desde 2011, ha aplazado aún más esa decisión. El consejo de gobierno del organismo ha acordado este jueves dejar el precio oficial del dinero en el 0%, nivel en el que llevan ya tres años, al menos hasta la primera mitad de 2020.

El hecho de que el BCE haya decidido posponer una vez más el calendario de la normalización de su política da una idea de las dudas del banco central comunitario sobre la fortaleza de la economía europea. Según ha explicado en rueda de prensa el presidente del organismo, Mario Draghi, la Eurozona registrará en la segunda mitad de este año un crecimiento económico más débil fruto de una «prolongación de la incertidumbre» que ha achacado fundamentalmente a «la amenaza de un creciente proteccionismo», en clara referencia al agravamiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las dudas sobre el crecimiento del comercio global y de la industria manufacturera europea. El banquero italiano ha citado también la incertidumbre generada por el Brexit y la evolución de las economías emergentes.

«El consejo de gobierno espera ahora que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en sus niveles actuales al menos hasta el primer semestre de 2020, y en todo caso durante el tiempo que sea necesario para asegurar la continua convergencia de la inflación a niveles que inferiores, pero cercanos al 2% a medio plazo», ha anunicado el banco central, cuyo órgano de dirección se ha reunido en esta ocasión en la capital de Lituania, Vilna.

La decisión del BCE llega en un momento en que, fruto de ese empeoramiento de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China y su posible impacto en la economía mundial, hasta la Reserva Federal de Estados Unidos se plantee revisar su hoja de ruta hacia esa normalización de la política monetaria. La Fed, que al cierre de 2018 había hecho ya cuatro subidas de tipos de interés, se tomó en marzo un respiro y el pasado martes su presidente, Jerome Powell, abrió la puerta a dar un giro radical y aprobar una nueva bajada del precio del dinero.

El emisor pagará a los bancos por prestar

La laxa política monetaria del BCE no se limita solo a dejar los tipos oficiales en el 0%, la acilidad de depósito en el -0,40% y la de facilidad de préstamo en el 0,25% hasta mediados de 2020, sino que las condiciones financieras bajo las que hará la nueva ronda de subastas trimestrales de financiación entre los bancos de la Eurozona entre septiembre de este año y marzo de 2021, las llamadas TLTRO-III, para que estos concedan más crédito a empresas y familias, se hará en condiciones ventajosas para las entidades financieras.

En concreto, y según ha definido el banco emisor este jueves, los bancos podrán acceder a esa financiación a un coste de 10 puntos básicos por encima del tipo medio aplicado a las operaciones principales de financiación del Eurosistema. Para aquellos bancos que aumenten el volumen de crédito en su balance se tomará incluso como referencia la tasa de facilidad de depósito, que está en el -0,4%. De esta forma, para esas entidades el interés de esos créditos será del -0,3%. O lo que es lo mismo, el BCE les pagará por prestar ese dinero.