El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos - EFE

El Banco de España apuesta por poner en marcha un seguro de garantía de depósitos europeo

Otro de los retos del sector será abordar la cuestión de la provisión de liquidez en la resolución de una entidad, según el gobernador de la entidad

MADRIDActualizado:

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha abogado este viernes por completar la Unión Bancaria y por poner en marcha un seguro de garantía de depósitos europeo, "plenamente mutualizado y con una fecha final de llegada". "Tenemos que asegurar a los depositantes y a los ciudadanos europeos que sus depósitos bancarios hasta 100.000 euros están igual de seguros, independientemente de la entidad en la que estén depositados y del país en el que vivan, dentro de la Unión Bancaria", ha dicho el gobernador.

En este sentido, ha añadido que si la supervisión y la resolución de la banca se llevan a cabo de manera centralizada, la responsabilidad sobre los depósitos bancarios debe estar también centralizada.

El gobernador ha inaugurado este viernes una conferencia celebrada con motivo del décimo aniversario del FROB, en el que ha destacado el papel que ha tenido esta institución en la transformación del sistema financiero español, proceso que ha resultado "clave para facilitar la recuperación de la economía española tras la crisis".

Pese a la reestructuración y saneamiento de la banca española y europea, el gobernador considera que el sector aún tiene retos pendientes, como asegurar que el respaldo que tenga el Fondo Único de Resolución bancario europeo sea suficiente para afrontar los retos potenciales a los que puede tener que enfrentarse. Otro de los retos del sector será abordar la cuestión de la provisión de liquidez en la resolución de una entidad. "Es necesario asegurarnos de que existen mecanismos suficientes de provisión de liquidez a la entidad resuelta que hagan creíbles la herramienta y el propio proceso de resolución", ha añadido el gobernador, para quien la solución podría involucrar al Banco Central Europeo (BCE) como proveedor de fondos.

Para el gobernador otro de los retos del sector es armonizar los regímenes de insolvencia en Europa. "Si supervisamos y resolvemos de manera común los bancos en Europa, creo que deberíamos también poder liquidarlos de manera armonizada", ha añadido Hernández de Cos.

"Se trataría de tener un régimen de insolvencia separado para los bancos, dadas sus características idiosincrásicas y las externalidades negativas que su liquidación lenta e ineficiente puede generar sobre otros bancos, sobre los fondos de garantía de depósitos y sobre la economía real. Y este régimen de insolvencia debería ser homogéneo en todos los países europeos", ha apuntado.

Por último, el gobernador ha subrayado la importancia que tiene en el esquema de resolución bancaria europeo, unos colchones anticrisis (conocido en el argot como MREL) suficientes para las entidades, y ha advertido de que para algunos bancos esta exigencia supone "un reto considerable" en los próximos años.

Este reto, ha añadido, "les debe llevar a una adecuada planificación y retención de recursos propios y de emisión de deuda computable como MREL, así como a aprovechar las ventanas de oportunidad que se presenten para cumplir con los requerimientos en el plazo exigido".

Una prioridad para De Guindos

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, también ha instado este viernes a completar la puesta en marcha de un fondo europeo de garantía de depósitos, uno de los pilares de la unión bancaria que "desafortunadamente" no avanza a la velocidad deseada. De Guindos ha destacado que este fondo europeo de garantía de depósitos debe ser una prioridad, aunque no es el único reto al que se enfrenta la ansiada unión bancaria.

Entre otros ha citado un mecanismo único de resolución que ya está decidido que dependa del Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE), que se ponga en marcha en 2024 como muy tarde, que sea fiscalmente neutro y "que no le cueste ni un euro a los contribuyentes".

Junto con la prioridad de este fondo europeo de garantía de depósitos, De Guindos se ha referido a la necesidad de mejorar el tratamiento regulatorio y a la creación de un activo seguro común para la zona del euro, que debe llevarse a cabo de modo que no comprometa los activos y facilite la transmisión de la política monetaria.