Detalle de la fachada de la madrileña sede del ICO
Detalle de la fachada de la madrileña sede del ICO
Finanzas

ICO, el banco con el que el Estado ha ganado 1.200 millones en diez años

El Instituto de Crédito Oficial ha financiado al tejido empresarial español con más de 120.000 millones desde 2008

Actualizado:

Usar dinero público para financiar el tejido productivo nacional, actuar como ente crediticio corrector en tiempos de crisis y hacerlo, además, aportando beneficio neto a las arcas del Estado. Es el cuadro que han logrado dibujar las cuentas del Instituto de Crédito Oficial (ICO): en el último decenio, esta entidad pública ha financiado a empresas y emprendedores con más de 120.000 millones de euros para facilitarles el acceso al crédito. Y, mientras ha hecho eso, este organismo se ha anotado beneficios recurrentes que acaban recalando en las arcas del Estado.

En estos diez últimos años, de 2008 a 2017, al mismo tiempo que ha distribuido 120.929 millones de euros para financiar al tejido empresarial español -mayoritariamente pymes-, el ICO se ha anotado unas ganancias brutas de 1.192 millones de euros: 344 millones han ido a parar a las arcas de Hacienda, en concepto de impuestos; y los 848 millones restantes han quedado como beneficio neto de esta empresa pública del Estado.

Durante el presente año, el ICO prevé seguir anotándose beneficios mientras continúa inyectando financiación en el tejido productivo. Según las cuentas-objetivo que elaboró para el presente ejercicio, confía en obtener un resultado neto de 94 millones de euros y, además, abonar a Hacienda 40 millones de euros en impuestos sobre beneficios. Este 2018 prevé ingresar 349 millones de euros por intereses derivados de los créditos concedidos, pagar 289 millones por gastos financieros, obtener cinco millones de euros por dividendos e ingresar 35 millones de euros por comisiones. Y todo ello con una plantilla de unos 300 empleados.

Dinero contra la crisis

El meollo de la actividad crediticia del ICO sigue siendo el mismo que desde su fundación -facilitar financiación a empresas y emprendedores-, pero la estrategia de el detalle es cambiante.

Durante los años de la crisis, justo cuando el sector financiero replegaba velas y cerraba el grifo del crédito, el ICO contrarrestaba el fenómeno con una cifra récord de préstamos concedidos: 106.000 millones de euros entre 2008 y 2014. En aquellos años -explican desde el ICO- la prioridad era compensar las restricciones del crédito que había en los mercados y evitar que eso asfixiara al tejido productivo, especialmente a las pequeñas empresas, las más vulnerables ante ese tipo de escenarios.

Internacionalización

A partir de 2014, con la economía de nuevo creciendo, el tejido empresarial reduciendo su endeudamiento financiero y los mercados crediticios normalizados, la prioridad del ICO se centra «en la especialización», en apoyar ámbitos que considera estratégicos y a los que quiere respaldar con una política crediticia en condiciones preferentes.

En el marco de esa estrategia, está apostando por apoyar especialmente la internacionalización de las empresas, para apoyarlas financieramente tanto en exportación como en incursiones inversoras en mercados exteriores. Actualmente «es uno de los ejes prioritarios de actuación», explica a ABC el director general de Negocios del ICO, Mariano Colmenar. Se incardina, afirma, en el Plan Estratégico 2018-2021 del ICO, con el que este organismo «está centrando su actividad en aquellos productos que aportan valor añadido a la economía española».

Las líneas ICO cumplen 25 años, dos décadas y media en las que han sumado una inversión crediticia de 178.000 euros para empresas y autónomos. Y casi el 60% de toda esa inversión se concentró en los años de la crisis, entre 2008 y 2014.