La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa
La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa - MAYA BALANYÁ
XXVI ENCUENTRO DEL SECTOR FINANCIERO ABC-DELOITTE

Bankinter avisa de que subir los impuestos puede ser «un desastre» para las empresas

Las principales entidades financieras del país advierten de que el aumento de costes también está lastrando la rentabilidad del sector financiero

MadridActualizado:

El mundo empresarial está a la espera de la formación del nuevo gobierno para conocer sus planes. Pero algunas cosas que el Ejecutivo socialista en funciones plasmó en su Programa de Estabilidad enviado a la Comisión Europea e incluidas en el programa electoral del PSOE no parecen gustar mucho, sobre todo la subida de impuestos planeada. La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha advertido este miércoles de que a medio y largo plazo puede resultar pernicioso para el tejido productivo.

"La subida de impuestos puede ser buena a corto plazo, pero a medio y largo plazo puede resultar un desastre para las empresas", ha dicho durante su intervención en el XXVI Encuentro del Sector Financiero organizado por ABC en colaboración con Deloitte y Sociedad de Tasación y en el que también ha criticado otras medidas como la obligación de fijar un control horarios a los trabajadores. "Son cosas que nos devuelven a principios del siglo XX", ha lamentado.

La banquera ha dicho echar en falta, en su lugar, medidas a largo plazo que permitan atajar algunas cuestiones como la elevada deuda pública que aún arrastra el país, en línea con el diagnóstico de las vulnerabilidades de la economía nacional hecho solo un día antes por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Dancausa participó en el foro justo después de que la subgobernadora del supervisor, Margarita Delgado, hiciese una dura intervención en la que impuso una exigente lista de deberes a las entidades financieras destinadas casi todas ellas a mejorar las ratios de rentabilidad y solvencia. "Estoy abrumada", ha dicho Dancausa, quien durante su discurso se ha quejado además del enorme coste y presión regulatoria, así como social, que han afrontado en los últimos años. "Estamos sometidos a una enorme presión y es un milagro que sigamos dando resultados satisfactorios año tras año", ha dicho la pimera ejecutiva de Bankinter, quien en todo caso confió en que este año los bancos sigan obteniendo resultados moderados pero razonablemente satisfactorio.

El reto de la rentabilidad

"Hay que empezar a pensar que esta política monetaria tiene cierto carácter estructural y que debemos hacer rentable nuestro negocio en estas circunstancias", ha explicado con cierto todo de resignación el consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola. "Tenemos que alcanzar un rentabilidad adecuada y sostenible, y aún no lo es por la presión de los bajos tipos sobre los márgenes, unos volúmenes de crédito que aún no se han estabilizado, la fuerte competencia, el incremento de costes derivado de los incrementos salariales y la inversión y el poco margen para generar plusvalías con la compraventa de deuda pública", ha añadido el número dos de Caixabank, Gonzalo Gortázar.

La banca española no esconde por tanto que tiene un problema de bajo nivel de capital. "El gran reto de las entidades europeas es recuperar la rentabilidad, porque un sector que opera por debajo del coste de capital tiene una capacidad de atraer inversión limitada", ha explicado el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, quien ha señalado que la insuficiente cifra de rentabilidad del sector no se explica solo por la debilidad de los ingresos, sino también por un incremento de los gastos. "No solo hay presión en los márgenes, sino que el coste de hacer negocio también está subiendo: tenemos que operar con el doble de capital, el coste reputacional e invertir en tecnología no es una opción, sino una obligación", ha detallado.