Ryanair ha subrayado como aspectos con una incidencia negativa en sus cuentas la subida del precio del combustible
Ryanair ha subrayado como aspectos con una incidencia negativa en sus cuentas la subida del precio del combustible - AFP

Ryanair estudia cerrar bases por la subida del precio del petróleo

Los beneficios de la «low cost» irlandesa caen un 7% durante el primer semestre fiscal de la empresa por el impacto de las huelgas y la subida del crudo

MadridActualizado:

La subida del petróleo y las huelgas lastraron el beneficio de Ryanair durante su primer semestre fiscal. Según comunicó este lunes la aerolínea, las ganancias de la compañía irlandesa excluyendo el impacto de la compra de Laudamotion cayeron un 7% durante este periodo, hasta situarse en 1.200 millones de euros.

De cara al futuro, la compañía recordó que espera tener resuelto su conflicto laboral en Navidad y destacó que ha logrado importantes acuerdos con los sindicatos en los últimos meses. Aún así, también reconoció que es probable que en los próximos meses vuelva a sufrir algún paro «ocasional», sobre todo en países donde «los representantes de la competencia se han entrometido en las negociaciones» sindicales, como España, Portugal y Alemania.

Una circunstancia que, unida a la escalada del precio del petróleo, puede motivar el cierre de rutas y bases por parte de la empresa. «No podemos descartar más recortes de capacidad», señaló ayer la empresa de bajo coste, que recordó que los altos niveles del crudo ya han provocado el «colapso» de aerolíneas como Skyworks (Suiza), VLM (Bélgica), Small Planet & Azur Air (Alemania), Cobalt (Chipre) y Primera Air (Suecia).

Lo cierto es que la caída del beneficio ya fue anunciada por la compañía a principios de mes, cuando recortó sus previsiones para el conjunto de su año fiscal un 12%. Es por ello que la compañía ha subido más de un 4% en Bolsa pese a sufrir la peor caída de beneficios en dos años. Y es que la facturación de la compañía creció un 8%, hasta los 4.790 millones, y el tráfico despuntó un 6%, hasta los 76,6 millones de pasajeros, lo que llevó la tasa de ocupación hasta el 96%. Mientras, la tarifa media de los clientes cayó un 3%, por debajo de los 46 euros.

«Si bien los ingresos por servicios complementarios registraron un fuerte rendimiento, un 27% más, se vieron compensados por el aumento del combustible, el personal y los costes del reglamento europeo», explicó ayer el consejero delegado de la aerolínea, Michael O'Leary.

Sobre el Brexit, Ryanair ha advertido de que el riesgo a que se produzca una salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea ha crecido. En todo caso, la aerolínea espera que se implemente un acuerdo de transición y recuerda que ha solicitado a Reino Unido proteger los 'slots' de las tres rutas doméstica en el país antes de que finalice el año.

La compañía recordó que en caso de un Brexit duro, registringirá el voto de los accionistas no comunitarios y les empujará a vender sus títulos a invesores europeos.