Los recargos se suelen aplicar sobre todo a las tarifas más baratas con un mínimo para poder volar - ADOBESTOCK | Vídeo: Comienza la operación salida de las vacaciones de Navidad (ATLAS)

Billetes de avión «baratos» a cambio de pagar recargos por otros servicios

Las aerolíneas cobran por extras que se suman al precio final y que están relacionados con el equipaje, la elección de asientos y los medios de pago

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los billetes de avión baratos, a veces, salen caros. Las aerolíneas lanzan vuelos a un precio atractivo que se va incrementando a medida que se añaden extras. Estos recargos se suelen aplicar sobre todo a las tarifas más bajas que incluyen un mínimo para poder viajar y que se encarecen tras cobrar de forma separada por cada servicio que el pasajero contrata de forma opcional. Los pluses más habituales se suelen cargar por facturación de equipaje, embarque prioritario, elección de asiento o por pedir comida durante el vuelo, tal y como recuerdan desde la asociación de consumidores OCU. «En ocasiones, el pasajero acaba pagando, sin darse cuenta y por culpa de estos recargos, más dinero por un billete en una aerolínea 'low cost' que en una 'premium'», aclara Paloma Salmerón, directora de Comunicación de Airhelp. En este sentido, Álvaro Azcárraga, responsable legal del departamento de Aerolíneas en reclamador.es añade que por ley «las compañías están obligadas a informar al consumidor del precio final». Por ello, están prohibidos los cargos adicionales durante la reserva «salvo que estos sean opcionales o se cobren si acontece algún hecho»

Ryanair está considerada como la compañía aérea que más recargos aplica, seguida de Vueling y Easyjet, según se desprende de una encuesta realizada a los usuarios por parte de la web de búsqueda de vuelos Trabber.es. Por contra, Lufthansa fue puntuada el pasado verano como la aerolínea que menos cargos extras aplica. Tras la empresa alemana, se sitúan Iberia y British Airways.

«En ocasiones, el pasajero acaba pagando sin darse cuenta y por culpa de estos recargos más dinero por un billete en una aerolínea 'low cost' que en una 'premium'»

Para identificar estos recargos y vigilar bien qué merece la pena añadir al billete de avión, repasamos los diez pluses más habituales que aplican las aerolíneas de la mano de los expertos del reclamador.es y de Airhelp.

1. Equipaje. Hay aerolíneas que suman una cantidad determinada solo por facturar o por llevar la maleta de mano a bordo. Por ejemplo, Ryanair ha cambiado sus reglas y solo permite a los pasajeros llevar una «pequeña bolsa personal» a bordo. Únicamente los clientes que adquieran su billete como «priority» pueden portar también una maleta de hasta diez kilos. El resto de viajeros deberán abonar ocho euros por facturar sus bultos, que serán depositados en la bodega del avión.

2. Elección o asignación de asientos. En la compra por internet, algunas aerolíneas cobran por seleccionar e incluso por asignar los asientos. Esto también ocurre incluso cuando se viaja con otras personas y se quieren elegir plazas para ir en grupo. Desde el reclamador.es recuerdan que una forma de evitar este extra es pedir la reagrupación de asientos en el mostrador del aeropuerto en el mismo momento de facturar.

3. Medio de pago. Los cargos por pago con tarjeta se han reducido, pero aún se realizan cuando son tarjetas de empresa o han sido emitidas fuera de la Unión Europea, tal y como asegura el responsable legal del departamento de Aerolíneas de reclamador.es. Desde la asociación de consumidores OCU destacan que estas comisiones son ilegales y que hace unos años denunciaron a empresas como Iberia, Ryanair o Vueling por seguir cobrando a los consumidores al seleccionar la tarjeta como forma de pago durante la compra por internet. Hoy en día, estas compañías ya han rectificado y no hacen pagar al consumidor por este servicio.

4. Cambio de fecha o anulación de reservas. En determinadas tarifas -las más baratas- no se permiten cambios ni devoluciones. «Algunas compañías aún cobran recargo si lo que se quiere es modificar algún dato que se haya indicado erróneamente al hacer la reserva, como el nombre o los apellidos», puntualiza Azcárraga

5. Servicios durante el viaje. Cada vez se pueden disfrutar de menos servicios a bordo en vuelos de corta o media duración. Por ello, hay que pagar por la comida, bebida, el wifi a bordo o el uso de auriculares.

7. Imprimir la tarjeta de embarque en el aeropuerto. Esta cláusula -que aplica Ryanair- ha sido declarada válida por los tribunales, pero sí se ha tildado como abusivo el importe que se cobra por ella, ya que asciende a 60 euros.

8. No utilizar el billete de ida. Tras la anulación por parte del Tribunal Supremo de la cláusula «no show» que permitía cancelar trayectos si no se realizaba la ida o la vuelta, Iberia ha anunciado que se reservará la posibilidad de aplicar un recargo al cliente si este no llega a realizar uno de los trayectos. Para cobrar este extra, Iberia tomará como referencia el precio que tendría el billete de forma individual en el momento de su compra.

9. Vuelos perdidos. Ryanair y Vueling cobran una cantidad al pasajero por embarcarlo en el siguiente vuelo disponible en caso de que el cliente haya perdido el viaje que le correspondía por causas que le sean imputables. La cantidad a cobrar suele ser de 40 a 50 euros, tal y como destacan desde el reclamador. es. En caso de que la pérdida sea achacable a la compañía, será esta quien deba ofrecerle un transporte alternativo sin cargo.

10. Seguro. La cobertura por cancelaciones o pérdida de maletas no se suele incluir a no ser que se contrate aparte. A pesar de que se trata de un gasto extra, la directora de Comunicación de Airhelp recomienda añadirlo a nuestro billete para evitar sustos y pagos mayores.