El binomio «política+economía», bestia negra para la empresa

No es de extrañar que en estos últimos días varios de los primeros espadas del Ibex 35 se apresuraran a mandar mensajes a Moncloa para disipar dudas

María Jesús Pérez
Actualizado:

Decía uno de los pensadores y senadores más admirados, influyentes y respetados en la política romana durante la era imperial, Lucio Anneo Séneca, que «en tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De estos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto». Más de acuerdo no puedo estar. Ahora bien, más que de «dudoso», el futuro yo lo calificaría de «incierto».

Echando mano de diccionario como se hacía antaño, la «incertidumbre» puede ser derivada de la ausencia de información, o bien por desacuerdo acerca de la información con que se cuenta, implicando la incertidumbre cierto grado de desconocimiento. Etimológicamente, la palabra está conformada por el prefijo «in» (negación) y «certus» (cierto), por lo

María Jesús PérezMaría Jesús PérezRedactora jefeMaría Jesús Pérez