Vídeo: El Ibex 35 cae un 2,49% por la incertidumbre en España e Italia - ABC

La Bolsa pierde 24.460 millones desde que el PSOE lanzó la moción de censura

La crisis política en España y sobre todo en Italia dispara las primas de riesgo

MadridActualizado:

De nuevo la incertidumbre política ha empañado los fundamentales económicos del país y desatado el pánico en los mercados. La tensión generada por la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy a raíz de la condena al PP por el caso Gürtel, a lo que se suma la inestabilidad por la crisis gubernamental en Italia, ha llevado a los inversores a desconfiar de la Bolsa española. Desde el pasado viernes, cuando el PSOE presentó esa reprobación, el Ibex 35 se ha dejado 24.463 millones de euros de su capitalización, al bajar casi un 5%, de 515,074 a 490,611 millones.

Esto es lo que se han devaluado en ese tiempo las acciones de las grandes compañías del país, en las que no solo invierten «hedge funds» y grandes patrimonios, sino también pequeños ahorradores de forma directa y a través de planes de pensiones y fondos de inversión. El viernes el selectivo se dejó un 1,7% de su cotización, el lunes un 0,63% y ayer cerró con su segunda mayor caída del ejercicio, del 2,49%, quedando así al borde de los 9.500 puntos.

Las acciones más afectadas están siendo las bancarias, que a pesar de la unión bancaria siguen sufriendo cierto vínculo con el riesgo país. El Sabadell se dejó un 6,82% y fue ayer el farolillo rojo de la jornada, por delante del Santander (-5,43%), Bankia (-5,2%), Caixabank (-4,65%) y BBVA (-4,17%).

Lo que pasa no es solo un temor a que la moción de censura salga adelante y el PSOE forme gobierno con Unidos Podemos y los separatistas, posibilidad que los analistas apenas contemplan, sino que Ciudadanos ha dado prácticamente por finiquitada la legislatura y ha cundido el mensaje de unas elecciones anticipadas.

«Las incertidumbres políticas actuales, que no están relacionadas en absoluto con ningún sentimiento antieuropeo, llegan en un mal momento», explica el co-responsable de multiactivos de SYZ Asset Management Fabrizio Quirighetti en referencia a la enquistada situación política de Italia, que se encamina hacia unas nuevas elecciones ante la imposibilidad de formar un Ejecutivo estable. Este, según todos los analistas, es el principal foco de la actual volatilidad.

La tensión parlamentaria española ha estallado en medio del caos político que vive Roma, que ha salpicado al conjunto de los mercados del sur de la Eurozona. Junto a la caída del Ibex, la Bolsa de Milán se hundió un 2,65%, la de Lisboa un 2,61%, Fráncfort un 1,53%, París un 1,29% y Londres un 1,26%; el euro se devaluó frente al dólar y las primas de riesgo de todas las economías periféricas se han disparado respecto al bono alemán.

Ahora bien, la española es la que más ha sufrido junto a la italiana, lo que evidencia que la situación política nacional también está provocando recelo en los inversores. El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán ascendió a 134 puntos básicos, cuando hace solo un mes estaba en 67. La italiana alcanza ya los 290 puntos, 170 más que un mes antes y nivel de mediados de julio de 2013.

«Ha bastado con que se haga saber al mercado la idea de una inestabilidad política en España, de un gobierno sin programa, sin ideas económicas, con una coalición que el propio Rubalcaba llamó hace un par de años gobierno Frankenstein, para volver a oír hablar de la prima de riesgo, algo que los españoles habíamos olvidado», lamentó ayer el ministro de Economía, Román Escolano, que calificó el movimiento de los socialistas de «irresponsabilidad».

Esa crisis política está generando más pérdidas en Bolsa que la propia condena al PP por corrupción. El día en que la Audiencia Nacional dictó sentencia contra este partido y los miembros de la trama Gürtel, el Ibex subió. «No quiero quitarle importancia a la corrupción ni disminuir su gravedad, pero yo no creo que estos fenómenos hayan tenido un impacto apreciable, ni siquiera medible, sobre nuestra evolución económica», confirmó ayer el aún gobernador del Banco de España, Luis María Linde, añadiendo en cambio que las tensiones política «es posible» que sí tengan efectos económicos.

Como fuere, casas de análisis e inversores diferencian claramente a España de Italia por la ausencia de fuerzas euroescépticas en nuestro país, y además confían en que en caso de elecciones anticipadas el auge de Ciudadanos y la pérdida de peso de Podemos en las encuestas haga salir de las urnas una coalición de gobierno que dé más estabilidad a la situación parlamentaria que la actual fragmentación.