El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet
El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet - EFE

Bonet (Freixenet) advierte de que costará «mucho tiempo» que las empresas vuelvan a Cataluña

El consejo de administración de Freixenet se reunirá la semana próxima para estudiar un cambio de sede social

EFE
MADRIDActualizado:

El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, ha asegurado que "va a costar mucho tiempo" que las empresas que han salido de Cataluña vuelvan a la comunidad autónoma, a pesar de que en muchos casos se mantienen los elementos de producción.

Esta salida "en tromba" de empresas implica "una pérdida de competitividad y un desequilibrio", ha añadido durante una jornada sobre el futuro de España organizada por la revista Forbes. Bonet entiende que "ante esta inseguridad las empresas se pongan a recaudo", aunque esto suponga un "gran desgarro de los dirigentes" de estas compañías.

De hecho cree que si la situación de inestabilidad se prolonga aumentará el número empresas que trasladen su domicilio de manera definitiva, una tendencia que se complicaría aún más ante una eventual independencia. En su caso, Bonet ha anunciado que el consejo de administración de Freixenet se reunirá la semana próxima para estudiar su salida de Cataluña. El presidente de la compañía de cava ha reconocido que "no le hace gracia" que su empresa, con sede en San Sadurní de Noya (Barcelona), tenga que irse después de 100 años de historia en la región.

Durante su intervención en el evento 'Forbes Summit', el presidente de Freixenet, ha señalado, no obstante, que es "algo que hay que hacer" para proteger a sus empleados y a sus accionistas y que serán los miembros del consejo de administración, que se reunirán en la antesala de la Navidad, los que tomen la decisión de abandonar Cataluña.

En este sentido, el presidente de Freixenet ha aclarado que en el caso de declarase una Cataluña independiente, algo que ve como "poco probable", Freixenet pasaría a ser una multinacional española con presencia en Cataluña.

«Un coste muy grande»

El proceso secesionista tiene así "un coste muy grande" que, en opinión de Bonet, "no tendría que existir" porque deriva de razones políticas e implica una inestabilidad social. Esta "frivolidad" de los secesionistas "puede perjudicar al ciclo positivo" de la economía, ha asegurado, para añadir que ya "ha empezado a perjudicar".

"La situación de Cataluña es realmente preocupante porque está partida, fracturada", ha considerado, al tiempo que ha tachado de "disparate" la existencia de empresarios independentistas en un mundo globalizado.

En referencia a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, ha considerado que debe hacerse "en la medida justa que sea necesario para reconducir la situación", porque la actual situación es "muy nociva para los intereses de los catalanes".

Con respecto al boicot a productos catalanes, Bonet lo ha calificado de "lamentable" y ha apuntado que, en el caso de su empresa, Freixenet, "no ha tenido demasiado efecto" porque hay una especie de "contraboicot".