Bruselas no cree que la opa de CaixaBank provoque problemas de competencia
Bruselas no cree que la opa de CaixaBank provoque problemas de competencia - REUTERS

Bruselas autoriza la opa de Caixabank sobre el portugués BPI

La UE estima que la operación «no provoca ningún problema de competencia»

Corresponsal en Lisboa Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Comisión Europea ha dado luz verde a la OPA de Caixabank sobre el 100% del Banco Portugués de Inversiones (BPI), último gran escollo que restaba para que la operación se materialice.

El argumento de Bruselas concluye que «no provoca ningún problema de competencia porque las cuotas conjuntas de mercado de estas empresas son muy bajas». La consecuencia es un respiro para la entidad que preside Isidro Fainé, que lleva enzarzada en esta toma de posesión desde hace más de un año.

El ámbito de «fusión simplificada» es el que regula las reglas de la iniciativa, que consigue la autorización de Bruselas por segunda vez. Y es que la firma catalana ya quiso hacerse con BPI el año pasado, pero los continuos obstáculos de la accionista angolana Isabel dos Santos hicieron que retirase la oferta.

El nuevo respaldo comunitario se interpreta en Portugal como una apuesta definitiva por el capital español para aliviar los graves problemas que sufren las entidades financieras lusas.

Desde Bruselas siempre han recelado de la hija del presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, cuyo poder en el mercado portugués comenzaba a preocupar en el Ejecutivo comunitario en vista de la opacidad de su fortuna.

Caixabank, que ostenta en la actualidad el 44,1% de las acciones de BPI, comienza por fin a vislumbrar la luz al final del túnel, toda vez que el próximo 1 de julio entra en vigor el desbloqueo del límite de voto en los consejos de administración de las empresas extranjeras que se sumergen en el tejido económico portugués.

Hasta ahora, los catalanes sólo podían ejercer en la práctica como si controlasen el 20%, pero a partir de las próximas semanas todo resultará más flexible gracias a la intervención de presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa.