Racimos de aceitunas en la temporada de recogida en Andalucía
Racimos de aceitunas en la temporada de recogida en Andalucía - JAIME GARCÍA

Bruselas tarda seis meses en defender la aceituna española de los aranceles de Trump

La patronal Asemesa celebra la decisión de la Comisión de denunciar los gravámenes de EE.UU. ante la OMC y reclama ayudas económicas al sector

MadridActualizado:

Seis meses después de que Estados Unidos impusiera aranceles a la aceituna negra (34,75%), Europa se decide a reaccionar. La Comisión denunciará hoy al país norteamericano ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), tal como reclaman el sector y España desde que los gravámenes devinieron firmes en agosto.

La comisaria comunitaria de Comercio, Cecilia Malmström, anunció la decisión vía Twitter y calificó las medidas de la Administración del presidente Donald Trump de «injustificadas» y contrarias a las normas de la OMC. Incluso, destacó que «junto a las autoridades españolas continuaremos defendiendo vigorosamente los intereses de los productores de la UE».

Sin embargo, la patronal del ramo, Asemesa, no comparte ciertas premisas de lo comunicado desde Bruselas. Antonio de Mora, su secretario general, considera que es «una buena medida» la decisión tomada por la Comisión, aunque reconoce que «se podría haber adoptado antes». Todo ello en referencia a cómo ha actuado la UE en otras situaciones. Concretamente, respecto al acero, el aluminio y los automóviles.

En junio de 2018, Trump fijó aranceles para esos dos tipos de materias y amenazó con más para la automoción; la UE acudió de inmediato a la OMC y, veinte días después, también reaccionó gravando esos mismos bienes procedentes del país norteamericano y añadió el duro golpe de incluir tasas a cientos de productos emblemáticos de EE.UU. como las motos Harley-Davidson o el whisky. «Nos habría gustado tener la misma defensa», dice De Mora, en referencia a que han tenido que esperar y presionar medio año para lograr su objetivo.

Ahora, en el seno de la OMC, se iniciará un procedimiento de consultas para resolver la controversia sin tener que llegar a mayores. Pero rara vez se llega a un acuerdo y los casos suelen acabar dirimidos por los jueces de la organización multilateral. El principal problema para la aceituna negra española: que, mientras tanto, Trump puede continuar con su escalada proteccionista ya que las controversias suelen dilatarse durante años hasta que existe una resolución. Máxime cuando el órgano de apelación -la última instancia- está bloqueado por Estados Unidos.

Ayudas planteadas

Más allá de este paso adelante, ya se plantearon medidas para la industria a nivel comunitario. Hace meses la Comisión propuso incluir en los Presupuestos europeos un fondo de promoción para el sector de 2,5 millones, aunque destinado a todos los países del Viejo Continente y no solo a España, el mayor damnificado. «Eso no son ayudas. Suena más a excusa para decir que nos están ayudando», denuncia el secretario general de Asemesa.

Desde la patronal reclaman un fondo de compensación que les permita paliar los perjuicios de los aranceles. Es decir, que sirva para subsanar las pérdidas, Estas ascienden a un 60-70% del mercado de la aceituna negra española y Asemesa lo cuantifica en 20 millones de euros, aunque solo hasta octubre ya que no disponen de más datos del Departamento de Comercio de EE.UU. Y esta organización alerta de que si no se toman medidas perderán el 100% del mercado americano, 60 millones de euros.