El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar - ISABEL PERMUY

CaixaBank gana 273 millones hasta marzo, un 27,2% menos por la integración de Barclays

Durante la presentación de resultados, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha afirmado que «sería una buena noticia que BFA cotizara en Bolsa»

BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

CaixaBank ha obtenido un beneficio 273 millones de euros el primer trimestre, un 27,2% menos respecto al mismo periodo del año anterior, que incluía "impactos singulares" asociados a la integración de Barclays Bank SAU, ha informado este jueves la entidad financiera.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha destacado que el resultado antes de impuestos alcanza los 376 millones, lo que supone un crecimiento del 78,7%, y el resultado atribuido al negocio bancario y de seguros, excluyendo la actividad inmobiliaria y las participadas, asciende a 544 millones.

La morosidad se ha reducido al 7,6%, y también se han reducido los saldos dudosos (5.170 millones en los últimos doce meses) y las pérdidas por deterioro de activos financieros (de 410 millones este trimestre, -45,2%, tras la caída de las dotaciones para insolvencias en un 59,2%), con estabilidad en créditos y recursos de clientes y una ratio de capital del 11,6%.

Los créditos sobre clientes brutos ascienden a 206.158 millones (-0,1%); la cartera sana crece un 0,2% continuando la tendencia positiva de los últimos trimestres, "muestra de la evolución favorable de la nueva concesión de crédito": el hipotecario crece un 45% y el de consumo un 44%.

Los recursos totales de clientes se sitúan en los 295.716 millones (-0,3%), aunque aislando el impacto de la valoración de mercado en los productos de fuera de balance, los recursos crecen un 0,2%.

El margen de intereses alcanza los 1.020 millones (-10,4%) por la evolución a la baja de los tipos de interés, la eliminación de las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios y la disminución de los ingresos de renta fija.

Las comisiones se sitúan en los 465 millones (-9,4%), impactadas por la volatilidad de los mercados, con especial incidencia en fondos de inversión y planes de pensiones, así como por los mayores ingresos por operaciones singulares de banca de inversión en el primer trimestre de 2015.

El margen bruto se sitúa en 1.922 millones (-1,6%) y el margen de explotación en 919 millones (+35,4%, y +0,1% excluyendo los costes extraordinarios de 2015).

Gortázar aboga por la salida a Bolsa de BFA

Durante la presentación de resultados, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha afirmado que "sería una buena noticia que BFA cotizara en Bolsa", en referencia al banco angoleño participado por el portugués BPI, que debe reducir su elevada concentración de riesgos en el país africano.

En rueda de prensa para presentar los resultados del primer trimestre, ha afirmado que BFA "es un banco magnífico, con una elevada rentabilidad, muy bien gestionado y con un balance muy saneado" cuya salida a bolsa ya se barajó en el pasado.

"Pensamos que la solución puede ir por esa vía", ha indicado, para que cada accionista pueda equilibrar su participación, si bien ha emplazado al diálogo con Unitel (empresa de telecomunicaciones en la que participa la familia Dos Santos, y que posee el 49,5% del capital de BFA, frente al 50,5% que tiene BPI) para tomar una decisión.

Ha explicado que la negociación con la familia Dos Santos se centra ahora en este aspecto, después de no haber podido cerrar un acuerdo respecto a su participación en BPI --la empresaria Isabel Dos Santos posee el 18,6% a través de la empresa Santoro--, lo que llevó a CaixaBank a presentar una OPA por el 100% de las acciones del banco luso.

Por otro lado, Gortázar ha informado de que la entidad prevé ahorrar 40 millones de euros anuales tras haber recibido 370 adhesiones a su acuerdo laboral de prejubilaciones voluntarias, que contemplaba hasta 484 desvinculaciones.

El consejero delegado de la entidad ha recordado que la salida de estos empleados se producirá el 1 de junio, y que forma parte del proceso de búsqueda continua de reducción de costes y mejora de la eficiencia del banco en un contexto de márgenes de negocio reducidos por la caída de los tipos de interés.

Ha añadido que tampoco hay que olvidar la búsqueda de clientes para incrementar ingresos, por lo que CaixaBank seguirá invirtiendo en su plantilla (con formación) y en sus sucursales, por ejemplo con especialización.