REUTERS

CaixaBank y Sabadell no cobrarán a los clientes por los depósitos pero lo ven lógico a las grandes corporaciones

El consejero delegado de CaixaBank ha constatado al respecto que «esta situación no es nueva», ya que «los tipos de interés ya están en un entorno en negativo y los mercados están asumiendo que pueden bajar»

EP
MadridActualizado:

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha asegurado este viernes que la entidad no se plantea cobrar a los clientes minoristas por sus depósitos aunque el Banco Central Europeo (BCE) lleve a cabo nuevos recortes en los tipos de interés, aunque sí que lo hará a las grandes corporaciones financieras y empresariales.

En la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer semestre del año, Gortázar ha constatado al respecto que «esta situación no es nueva», ya que «los tipos de interés ya están en un entorno en negativo y los mercados están asumiendo que pueden bajar».

Pese a ello, ha destacado que la entidad ya decidió que «no es adecuado repercutir los tipos a los clientes minoristas», pero «sí a las grandes contrapartidas». En ese sentido, ha explicado que la relación con los cliente particulares no será rentable solo con los depósitos por esta situación de los tipos, pero buscarán la rentabilidad «por el conjunto de la relación y no solo por la cuenta corriente».

Preguntado por la posibilidad de cobrar por cuentas que no tengan mucho movimiento, ha señalado que ya se lleva tiempo repercutiendo los costes a las grandes contrapartidas, como hacen también otras entidades, y ha considerado «probable que vaya a más» en este entorno de más negatividad de los tipos.

Plan estratégico

Gortázar ha indicado que el plan estratégico 2019-2021 se elaboró en noviembre de 2018 con las estimaciones del mercado de futuros sobre los tipos que preveían una leve subida y ya se apuntó que en el caso de que finalmente no subieran «habría un impacto sobre la rentabilidad en 2021, de forma que en lugar del 12% sería el 10% si no se hace nada más».

No obstante, ha señalado que «el desafío de alcanzar las metas es aún mayor pero no toca revisarlas porque podemos hacer frente a esa presión», ha garantizado.

Así, ha aclarado que esta hipótesis de «si no hacemos nada más no es cierta» porque durante estos tres años «tenemos la oportunidad de seguir gestionando la operativa del grupo para compensar los efectos negativos».

«La realidad es que en estos momentos vemos mucha presión porque los tipos no solo no es que no suben sino que han ido a la baja, por lo que tenemos la obligación de buscar cómo podemos compensar estos impactos negativos», ha señalado.

Un ejemplo de estas mecanismos, ha desgranado, es adelantar a 31 de julio la salida voluntaria de 2.000 trabajadores, lo que permitirá un ahorro del 3%, es decir, de 80 millones de euros. Además, ha apuntado que hay muchas otras actuaciones en las que se está trabajando como «la buena marcha comercial que mejorará los resultados en el futuro aunque no se vean a corto plazo».

Sabadell lo ve lógico

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, cree que los bancos empezarán a cobrar los depósitos a las empresas para contrarrestar el efecto de tipos de interés negativos, aunque ve «difícil» que suceda lo mismo en el caso de los depósitos de clientes particulares.

Según ha explicado Guardiola, el banco ya cobra los depósitos a los clientes institucionales, y ve probable empezar a hacerlo para las empresas si hay consenso del mercado.

En esta línea, ha indicado que empezar a trasladar a las empresas un coste por los depósitos es «una lógica de la situación de tipos», aunque en el caso de los particulares considera que «todavía hay bastantes márgenes de actuación» antes de que pueda suceder, si bien no lo puede descartar rotundamente. «Creo que eso no va a llegar a los particulares, pero el paradigma es de tal calibre, que bueno...», ha señalado.

«No ha empezado a pasar en el sector corporativo y, evidentemente, tiene que ser una situación general del mercado para que en términos competitivos se pueda producir, pero creo que acabará pasando. No es fácil, pero me parece que la tendencia va a ser un poco esa y no sé si se va a producir ni cuándo. Me parece más difícil que eso llegue a los clientes particulares, como sí pasa ya en otros países», ha señalado el directivo.