Carlos Salazar Lomelín posa para ABC en la sede de Atrevia
Carlos Salazar Lomelín posa para ABC en la sede de Atrevia - IGNACIO GIL

Carlos Salazar: «México no crecerá si no se revierte el declive de la inversión»

El dirigente de la patronal mexicana sostiene que los lazos con España son cada vez más estrechos, en un entorno amenazado por los aranceles de Trump

MadridActualizado:

México vive una etapa de reformas. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegó hace menos de un año a la presidencia del país con el propósito de modernizar el territorio, acabar con la inseguridad y la corrupción, mejorar el nivel de vida... Un cúmulo de asuntos que, hasta ahora, se le están atragantando al dirigente de izquierdas. Es más, el PIB cayó un 0,2% en el primer trimestre, mientras la inversión y el consumo demuestran evidentes signos de atonía.

Carlos Salazar Lomelín (México, 1951) es presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). Representa al tejido empresarial, tan en la diana del presidente norteamericano Donald Trump por momentos ante la amenaza constante de aranceles. Un ir y venir de advertencias que hacen de México casi un polvorín en plena crisis migratoria desde Latinoamérica. Sin embargo, ¿qué es lo que más le preocupa al responsable de la patronal? La inversión.

¿En qué situación se encuentran las empresas mexicanas, teniendo en cuenta las tensiones crecientes con Estados Unidos?

Creemos que al final se ratificará el acuerdo entre México, EE.UU. y Canadá. El Senado de nuestro país ya lo autorizó la semana pasada, ya se está discutiendo en el Parlamento canadiense y estamos esperando a que se presente al Congreso de EE.UU. La cuestión es si esto último sucederá antes del receso de verano o tendremos que esperar a otoño. Se nos ha acusado de ser los causantes de un problema migratorio que tengo que explicar que ya no es mexicano. Ya no es el mexicano el que cruza la frontera para ir a trabajar a Estados Unidos. Todos los obstáculos que hemos tenido no fueron provocados por una situación económica. Es una amenaza de castigo como muchas otras que ha usado el Gobierno norteamericano. Es un día a día de la forma de actuar del Gobierno de EE.UU.

¿Temen que se use aún más la excusa de la inmigración para imponer, por ejemplo, aranceles?

El problema migratorio está en todo el mundo. España lo tiene y lo ha vivido. A nosotros nos parece que organizar esto y establecer fronteras para controlar el flujo migratorio va en beneficio de los derechos humanos de los migrantes; dejarlo como está se presta a abusos de otro tipo. Si queremos proteger los recursos humanos, más nos vale que controlemos las fronteras.

¿Cuáles son, en la situación actual, las amenazas para las empresas mexicanas? ¿Más los factores internos o externos?

La gran variable de México es la inversión. Si no se logra revertir la tendencia de declive que tiene, el país no va a poder crecer. La inversión es la variable que te explica el crecimiento en cualquier economía. Y mientras no crezcamos no tendremos solución a problemas sociales, no tendremos empleo, ni una mejora del sistema de vida. Debemos poner el foco en volver a empujar la inversión. Hemos intentado convencer a todo e l mundo de que México está lleno de oportunidades, y así es. En los temas de carreteras, puentes, infraestructuras en general, en el caso de México todo está por hacer. Eso nos da una posibilidad de inversión increíble y queremos que se desarrolle.

Carlos Salazar Lomelín, durante la entrevista con ABC
Carlos Salazar Lomelín, durante la entrevista con ABC - IGNACIO GIL

¿A quién culpa del desplome de la inversión?

La inversión viene cayendo desde el último año del anterior presidente Peña Nieto. El agente económico mexicano está en una actitud de esperar y ver, y quiere señales de que va a haber confianza, certidumbre... las condiciones que un inversor espera para arriesgar su capital.

¿Los empresarios confían en López Obrador?

En general, sí. Sin embargo, se requiere un mensaje más claro de certeza, certidumbre, para que vuelva a fluir la inversión como todos esperamos. Las 60 mayores empresas de México no habrían anunciado 32.000 millones dólares de inversión si no tienen confianza en su país y su autoridad.

¿Qué papel juega España para las compañías de su país?

La relación entre España y México es muy fluída. España es el segundo país inversor en México tras Estados Unidos. Cada vez hay más conexión, culturalmente se reconocen más los lazos tradicionales y creo que esto irá creciendo.

¿Hay algún plan en marcha para aumentar la inversión recíproca entre territorios?

Se da de manera natural porque los inversores se encuentran cómodos al invertir en España, y viceversa. Si tienen que elegir entre irse a un país árabe o México, los españoles escogen México.

Los lazos son más estrechos, tal como acaba de decir. ¿Incluso más que con Estados Unidos?

En lazos de afecto y relación, sí. Pero el caso de EE.UU es especial. Los lazos diarios son estrechos. La conformación demográfica de Estados Unidos va a cambiar y cada vez hay mayor presencia de latinoamericanos.

La UE firmó el año pasado un nuevo acuerdo comercial con México. ¿Tiene sentido que ahora las empresas de su país miren más hacia la Unión Europea que a Norteamérica por los enfrentamientos con el presidente Trump?

o se trata de escoger a uno en vez de a otro; son complementarios. Sería un error. Continúas con Estados Unidos y, al mismo tiempo, tratas de incrementar más las capacidades con Europa.

Planteándolo de otra manera: ¿es más sencillo tratar con la Unión Europea que con Estados Unidos?

No necesariamente. Hay muchos lazos con EE.UU. que se han establecido a través de años y cadenas de valor muy integradas; la industria automotriz es el mejor ejemplo. México se ha convertido en un país que exporta automóviles pero también componentes de automóviles. Te das cuenta de que hay piezas que cruzan de un lado para otro varias veces. Es un ir y venir constate de productos. En la frontera ves colas de tráilers que transportan mercancías. Hoy, ese flujo es tan grande que alcanza los 1.500 millones de dólares diarios.