737 MAX operado por Silkair
737 MAX operado por Silkair - REUTERS

Casi el 30% de los aviones entregados por Boeing en 2018 fueron 737 MAX

Más de 25 aerolíneas han cancelado ya los vuelos operados por este modelo

MadridActualizado:

El accidente aéreo producido este domingo en Etiopía, protagonizado por un Boeing 737 MAX, ha desatado una crisis institucional para el fabricante americano. Cerca de 30 aerolíneas han cancelado los vuelos del modelo siniestrado, un avión que tiene un gran peso dentro de la compañía. Sin ir más lejos, el año pasado representó casi el 30% de las entregas realizadas por la empresa.

Y es que de los 806 aviones que entregó Boeing en 2018, 256 fueron 737 MAX. Fue el modelo más popular de la compañía, representando más de la mitad de las entregas del 737 y superando a otros aviones como el Dreamliner, que se quedó en 145 entregas. Boeing destacó, al presentar estas cifras, que supusieron un récord histórico de entregas, que el MAX era «más eficiente en el consumo de combustible» y tenía «mayor autonomía».

Son precisamente estas características las que han convertido al modelo en la «joya de la corona» de Boeing. El 737 MAX, diseñado para competir con el A320 de Airbus, ha sido adquirido por compañías aéreas tan reconocidas en España como Norwegian, que ya ha anunciado que dejará este modelo en tierra.

La compañía de bajo coste noruega se une de esta forma a casi otras 30 compañías que han decidido vetar este modelo en sus trayectos. En China, el gobierno directamente ha prohibido a sus compañías aéreas utilizar este tipo de aeronave. Una directriz replicada en países como Australia, Indonesia, Mongolia y Corea del Sur.

El accidente de la semana pasada no es el primero que protagoniza un 737 MAX. En octubre, un avión de las mismas características operado por Lion Air se estrelló al poco de despegar frente a la costa de Indonesia. En el siniestro, 189 personas perdieron la vida.

Ahora, un nuevo accidente ha dejado a Boeing contra las cuerdas. La compañía remitió un comunicado este lunes en el que destacaba que «el 737 MAX es un avión seguro que fue diseñado, construido y respaldado por nuestros empleados calificados que abordan su trabajo con la máxima integridad».

Además, la firma aseguraba en el documento que, durante los últimos meses y después del vuelo 610 de Lion Air, «ha desarrollado una mejora de software de control de vuelo para el 737 MAX, diseñada para hacer que un avión ya seguro sea aún más seguro».

Unas explicaciones que, sin embargo, no han calmado al mercado. Este lunes, Boeing se dejó 13.000 millones en Bolsa tras caer sus acciones un 5,33% en el índice Dow Jones.