La citada modificación prevé, no obstante, que la barriada turística de la Playa de Palma quede al margen
La citada modificación prevé, no obstante, que la barriada turística de la Playa de Palma quede al margen - ABC

En el centro de Palma sólo se podrán construir hoteles de lujo y únicamente en edificios catalogados

El equipo de gobierno tripartito ha aprobado una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para regular el número de establecimientos turísticos permitidos en la capital balear

Palma de MallorcaActualizado:

El teniente de alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, el socialista José Hila, ha anunciado este martes que la Gerencia de Urbanismo ha aprobado de forma definitiva una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para la regulación aplicable a los establecimientos turísticos y albergues juveniles de la ciudad. Una de las nuevas medidas previstas con esta modificación específica es que a partir de ahora en el centro de Palma sólo se podrán construir hoteles de cinco estrellas, si bien únicamente en edificios catalogados y además bajo ciertas condiciones.

El eje central de esta modificación puntual del PGOU es que no se permitirá que el uso turístico sustituya a las viviendas hoy existentes en la capital balear, que deberán mantenerse. Además, los hostales también se regirán por el nuevo ordenamiento urbanístico. De este modo, se garantizará que en ningún caso se pierdan viviendas para convertirlas en establecimientos hoteleros. La citada modificación prevé, no obstante, que la barriada turística de la Playa de Palma quede al margen de este proceso, ya que se rige por el denominado Plan de Reforma Integral de la Playa de Palma.

Hila ha explicado que la mencionada modificación del PGOU busca «equilibrar la actividad y la oferta turística» ante la constatación de que en los últimos años ha habido «un incremento de las peticiones de nuevos hoteles». Para el teniente de alcalde, «Palma ya no apuesta por el incremento del número de turistas, sino por la calidad». Hila ha puesto en valor el hecho de que el acuerdo cuente con el apoyo «del sector hotelero y de la Federación de Vecinos». Esta iniciativa impulsada hace dos años por el actual equipo de gobierno tripartito —PSOE, MÉS y Podemos— será aprobada en el próximo pleno de este mes de marzo.

Tres ámbitos de actuación

En el centro histórico de Palma no se permitirán de entrada nuevos establecimientos turísticos ni albergues, si bien, como se ha señalado ya, sí podrá haber hoteles en edificios catalogados que tengan un máximo de tres viviendas de más de 300 metros cuadrados. En concreto, deberán ser hoteles de cinco estrellas, de 20 habitaciones como máximo. Con respecto a los hoteles de lujo ya existentes ahora en el centro histórico que puedan ser ampliados en un futuro, se regirán por las mismas limitaciones, es decir, los edificios en los que estén ubicados dichos establecimientos deberán estar catalogados y estarán sujetos al resto de condicionantes. Las posibles ampliaciones no se podrán acumular, por lo que se deberá cumplir el precepto de 20 habitaciones como máximo.

Por lo que respecta a la barriada del extrarradio conocida como Nuevo Levante, en este ámbito concreto lo que se ha hecho ha sido disminuir el suelo que se puede destinar a establecimientos turísticos. Cabe recordar que antes de la mencionada modificación puntual del PGOU, el planeamiento permitía destinar el 100% del suelo a uso turístico. A partir de ahora sólo podrán destinarse a uso turístico el 30% de las manzanas que tengan un uso de servicios. Además, no se podrá perder ni una de las viviendas previstas, es decir, se deberán mantener las 2.550 viviendas que permite el actual planeamiento.

En cuanto al resto de la ciudad, se marcan unas condiciones específicas para la construcción de nuevos establecimientos turísticos y albergues. Así, sólo se podrán ubicar en espacios públicos de al menos 20 metros. Además, se deberá mantener el techo de viviendas existentes y no se podrá perder ninguna. Asimismo, el trasvase del uso residencial deberá ser dentro de la misma parcela, por lo que no se podrá trasladar a otro barrio. Finalmente, el uso de los establecimientos hoteleros y de los albergues juveniles deberá ser exclusivamente turístico para ayudar a la convivencia vecinal.

Cifras actualizadas

En el pleno municipal celebrado en julio de 2017 se había aprobado ya de forma inicial esta modificación puntual del PGOU, lo que implicó una suspensión de un año para la tramitación y la aprobación de licencias urbanísticas para uso turístico en las zonas con más presión de Palma.

En esas fechas, hace un año y medio, había en el centro histórico de la capital balear un total de 38 establecimientos hoteleros. Además, había en tramitación 63 solicitudes más. Esto significa que se podrá llegar hasta los 101 establecimientos turísticos, una cifra que supone un incremento de un 165% en total. Las licencias que ya estaban tramitándose entonces podían continuar su camino. Según datos de la Consejería de Turismo del Gobierno regional, desde diciembre de 2017 ya hay abiertos en la capital balear 83 establecimientos hoteleros de los 101 previstos.

Cabe recordar que en Palma hay unas 47.900 plazas hoteleras en total, de las que unas 35.000 —el 73%— se encuentran en la Playa de Palma, zona que, como se ha indicado, no ha entrado en la reciente modificación puntual del PGOU. En el resto de la ciudad hay unas 9.500 plazas hoteleras, que suponen el 20% del total, mientras que en el centro histórico hay unas 3.400 plazas, que representan el 7% restante.