«Chief happiness», el profesional de la felicidad llega a las empresas

Este nuevo concepto propone un cambio radical en la gestión de los Recursos Humanos

MADRIDActualizado:

¿Es posible ser feliz en el trabajo? Sí, para algunos. Y de ello se encarga una nueva figura que ha aparecido en la gestión de los Recursos Humanos:los «chief happiness» (director de la Felicidad), un nuevo profesional que están incorporando grandes y pequeñas compañías preocupadas por mimar a sus empleados. No es una utopía ni una moda, es una tendencia que viene de Estados Unidos para quedarse, porque nuevos aires entran en estos departamentos que se ocupan de las personas. De hecho, un estudio publicado por la consultora Towers Watson (Global Workforce Study) concluye que para mejorar la productividad en las empresas, sus trabajadores deben ser felices.

Y de eso están ya convencidos algunos empresarios y consejeros delegados, que están introduciendo en sus organizaciones la figura del «chief happiness» para lograrlo. Es lo que ocurrió en Habitissimo.es. El fundador de esta plataforma y su actual CEO, Jordi Ber, encargó a Lidia Nicolau la difícil misión de hacer que sus empleados se sintieran bien en el trabajo. «Él no quería una empresa donde sus trabajadores no fueran felices, ni se pudieran desarrollar», cuenta Nicolau. De la nada esta psicóloga comenzó a construir lo que podría ser el equivalente a un departamento de Recursos Humanos, pero no al uso. Ha intentado desmitificar los estigmas que muchas veces cargan sobre estas secciones. «Los RR.HH. dan miedo a los empleados. Tienen que resolver problemas, apagar fuegos, hacer las nóminas... Pierden mucha capacidad, cuando pueden aportar otras muchas cosas», explica la directora de Personas, Felicidad y Cultura de Habitissimo.com.

Trabajo sin estrés

Nicolua tiene muy clara cuál es su función: «Trabajamos la motivación, que las personas estén agusto, que no sufran estrés... para que se dediquen a innovar, a ser más creativos y se centren en su trabajo. El valor de una empresa son las personas, si las cuidamos y están felices atienden mejor al cliente, aportan ideas, soluciones... Redunda en beneficio de la empresa», explica. En este caso, Habitissimo.com cuida de hasta la salud de sus empleados: les ofrece fruta gratis, salas de descanso... «Disponemos de unas instalaciones lo más cómodas y personales posibles, con espacios abiertos. Intentamos que la zona del café o comida o la máquina del agua estén en lugares estratégicos para que la gente se mueva, pasee y se relacione. Los jefes reciben formación para solventar conflictos, para saber delegar...». Y eso ha dado sus frutos: «Llegan más candidatos atraídos por nuestra política con las personas, tenemos menos absentismo y bajas laborales... Así conseguimos empresas más competitivas», afirma.

«Lo importante es tener el foco en las personas, empoderar a los empleados y hacerles felices en el trabajo»

De todo ello se ocupa Lidia Nicolau. En su día a día, combina el diseño de grandes proyectos (como puede ser el diseño de planes de carrera para los empleados, de prevención del absentismo o de formación para ser una empresa saludable), con su función como couching de los trabajadores («muchos me vienen a consultar. Hay que ser muy empática», dice) y tareas administrativas (desde hacer nóminas a realizar los trámites de una baja por maternidad o organizar los cuadrantes de vacaciones).

Las empresas están reciclando a sus jefes de RR.HH. o, en otros casos, contratando a nuevos directivos para lograr el perfil del director de la Felicidad que buscan. «La figura del chief happines tiene que estar enfocada a un cambio radical de la gestión. Su misión es poner en marcha proyectos para mantener un alto nivel de compromiso de los empleados y atraer nuevo talentos.Debería ser parte del comité ejecutivo y tener el poder de influir en las decisiones que transformarán a la empresa», explica Laura Morcillo, responsable Experto en RR.HH. de Lefebvre-El Derecho. Hay un riesgo como apunta: empresas que implantan esta figura por cuestión de imagen. «Un camino equivocado —afirma—.Si el enfoque no es sincero, los empleados se darán cuenta». En su opinión, «la clave es empleados felices=clientes felices», lo que redunda en beneficio de la compañía.

Con base en la neurociencia

Mahou San Miguel ha puesto en marcha su nuevo Área de la Felicidad con un concepto revolucionario. «Se basa en avances de la neurociencia. Y consiste en lograr un estado mental en el que nuestro cerebro genera energía para estar sanos, ser más productivos, tomar mejores decisiones... Es un proyecto de salud con el objetivo de mostrar a las personas la fantástica herramienta que es entrenar su cerebro para estar más sanos y afrontar mejor las incidencias que se van produciendo en la vida», cuenta la responsable de este área Paloma Fuentes. El gestor de la Felicidad es muy diferente a un responsable de RR.HH., «aunque ambas figuras se complementan», dice. No obstante, sabe lo que busca: «Una persona empática, apasionada por lo que hace y por las personas, capaz de transmitirlo a su entorno. Y con actitud una abierta, de servicio y escucha activa».