La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel - EFE

Los «cinco sabios» aconsejan a Merkel rebajar en 30.000 millones los impuestos a la clase media

El consejo de asesores realizan un diagnóstico robusto para la economía alemana, pero reprochan el no haber aprovechado lo suficiente la buena evolución de los últimos años

CORRESPONSAL EN BERLÍN Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Abolir el “soli”, el impuesto de solidaridad que los alemanes pagan desde la reunificación para trasvasar riqueza a los Bundesländer orientales, y reducir las subvenciones al desempleo. Esas son dos de las más llamativas peticiones que el consejo de asesores denominado Cinco Sabios presentarán hoy a Merkel en la cancillería de Berlín, junto con un informe en el que insisten en la necesidad de que la legislatura que está a punto de comenzar se centre en la “orientación al futuro” en lugar de permanecer en el “discurso de la distribución”.

¿Subvenciones para la construcción de casas a familias con niños? ¿Subvenciones para edificios altamente eficientes en el consumo de energía? Tonterías. Eso es lo que sugiere el informe sobre muchos de los puntos que constan en los programas electorales de los partidos que están negociando la formación del próximo gobierno de Alemania, la CDU de Merkel, los liberales del FDP y Los Verdes. Lo que hay que hacer cuanto antes, siempre según este informe, es rebajar los impuestos, programar desgravaciones fiscales por un total de unos 30.000 millones de euros anuales que beneficien fundamentalmente a las clases medias. “Con un superávit previsto de 31.300 millones de euros al año, su nivel más alto desde la reunificación, la creciente carga adicional de casi 6.000 millones de euros anuales de 2010 justifica ahora un alivio de 30.000 millones sin que deba por ello modificarse la tasa impositiva máxima”, argumentan en el informe de 463 páginas. “El impuesto sobre la renta abruma los beneficios de los trabajadores por cuenta propia y pequeñas empresas. Un aumento de la tasa máxima conduciría a desincentivos de inversión, mientras que sería deseable un paquete que combine una reforma de tarifa del impuesto de la renta junto a una gradual abolición del impuesto de solidaridad”, sugieren.

Este consejo alemán de expertos económicos evalúa el desarrollo futuro previsible de la economía alemana y recomienda un “reajuste de la política económica” que la adapte a un nuevo tiempo, pero no por la vía de la subvención, sino por la vía de la liberación de recursos a familias y pymes, sugiriendo que estos sectores saben bien qué tienen que hacer con el dinero para prepararse para años venideros. El informe tendrá un peso especial en esta ocasión, puesto que los programas electorales de los partidos que formarán gobierno son diferentes, en muchos casos incluso encontrados, y en el acuerdo de coalición prevalecerán por tanto las propuestas que coincidan con la opinión de los expertos. Los técnicos pueden permitirse, además, hacer sugerencias que, por impopulares y poco reportadoras de votos, se atragantan en los programas de los partidos, como una reducción del seguro de desempleo que, según este informe, desincentiva la búsqueda de empleo en unas condiciones económicas como las que actualmente disfruta Alemania.

A pesar de que el diagnóstico de los Cinco Sabios para la economía alemana es robusto, el texto contiene párrafos de cierto reproche por no haber aprovechado lo suficiente la buena evolución de los últimos años y critica medidas de la última legislatura como la legislación del salario mínimo o las jubilaciones a los 63 años, que también están sobre la mesa de negociaciones. Una sus grandes preocupaciones es el futuro de las pensiones, debido al cambio demográfico que el texto considera “inevitable” y que pone en cuestión la sostenibilidad del sistema actual de jubilación. Y sobre todo desaconsejan a Merkel escuchar las llamadas de organismos internacionales como el FMI o la OCDE, que están pidiendo un aumento del gasto público en Alemania para impulsar la economía y servir de motor más potente a la zona euro.

El Consejo Económico popularmente conocido como Cinco Sabios, lleva más de 50 años presentando estos informes orientadores al canciller alemán de turno y está integrado por los directores de prestigiosos institutos económicos independientes, como el Instituto de Investigación Económica (DIW) de Berlín, el Instituto para la Economía Mundial (IfW) de Kiel, el Instituto IFO de Múnich, el Instituto de Investigación Económica de Renania-Westfalia (RWI) y el Instituto de Investigación Económica de Halle (IWH).

Este año describen una situación económica al alza con una previsión de crecimiento del 2% del PIB para este año y del 2,2% para 2018. El gobierno federal, en sus propias previsiones, es algo más precavido y anota solamente un crecimiento del 1,95% en 2017. Y en la base de ese impulso, los sabios ven la cada vez mayor contribución del consumo interno, con repuntes del 1,3% anuales, seguidos de las inversiones, con aumento del 0,8% al año. Aunque apuntan también perspectivas de crecimiento para las exportaciones, del 4,5%, las importaciones aumentan todavía más, a un ritmo del 5,3%, un dato que resulta toda una novedad en Alemania y que tiende a estabilizarse. La inflación y los salarios, según los Cinco Sabios, seguirán un progreso moderado. En vista de la creciente escasez de mano de obra, hay margen para la subida de los salarios, pero la tasa de inflación subyacente, en el 1,9% esperado para 2018, y los precios al consumo, que no superan el 1,8%, no auguran subidas. El empleo seguirá siendo abundante, dije el informe. Se espera que el desempleo disminuya todavía un 3,4% más y que la cantidad de personas con empleo fijo aumente un 1,2%.