El presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, ha reclamado la convocatoria anticipada de elecciones
El presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, ha reclamado la convocatoria anticipada de elecciones - ABC

La gran empresa no cree al Gobierno y prevé 10.000 millones más de déficit

El Instituto de Estudios Economicos tilda las cuentas de «dañinas» y junto al Círculo de Empresarios augura un agujero del 2,2% frente a la meta del 1,3%

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los Presupuestos para 2019 del Gobierno de Pedro Sánchez pasan hoy y mañana el examen ante el Congreso de los Diputados pero desde la óptica de los empresarios y las casas de análisis, la evaluación es claramente negativa. El Círculo de Empresarios y el Instituto de Estudios Económicos (IEE) han sido las últimas instituciones que ayer mostraron sus dudas sobre las previsiones de ingresos del Ejecutivo, augurando ambas que el déficit cerrará en el 2,2% del PIB este año frente al 1,3% previsto, es decir, más de 10.000 millones de euros de agujero adicional de lo que recogen las cuentas. Como ya ocurrió en septiembre, el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, reclamó la convocatoria anticipada de elecciones, ante la amalgama parlamentaria del Ejecutivo que, en sus palabras, le lleva a pactar con «un partido antisistema y otro separatista». De Zulueta mostró su apoyo a convocar comicios el 14 de abril o «cuanto antes».

No fue la única crítica desde el ámbito empresarial que encajó el Ejecutivo. En un acto previo, el presidente del IEE, José Luis Feito, reposó que «dejar que Podemos participe en la política económica es como nombrar a Drácula ministro de Sanidad: el país termina por desangrarse». El IEE destacó que pese a que solo 17 medidas reclamadas por Podemos se han incorporado al proyecto de presupuestos por su impacto en el déficit, esas peticiones están ahí «esperando que se presente el momento oportuno para llevarlas al Congreso, y podemos estar seguros de que ese momento llegará si las cuentas se aprueban y la legislatura se prolonga hasta 2020». Por ello, Feito rechazó los Presupuestos por servir de «fuente adicional de inestabilidad» para los empresarios y los tildó de «dañinos».

Ciñéndonos a las cifras, el Círculo de Empresarios contempla que la estimación de recaudación del Ministerio de Hacienda para este año es «poco realista», ya que si el PIB nominal (es decir, contando la inflación) avanza un 3,8% como cree el Gobierno en 2019, los ingresos tributarios lo harán un 9,5% según la previsión de los Presupuestos. Esto es, 2,5 veces más que el crecimiento.

Las subidas de impuestos, en palabras del Gobierno, explican este decalaje pero el Círculo de Empresarios, a través del presidente del grupo de trabajo de Economía y de la UE, Juan María Nin, aseveró que tanto las nuevas figuras y las alzas tributarias «no entrarán en vigor hasta bien entrado el año» lo que reducirá su impacto e impedirá el cumplimiento. «No es el 1,3% que dicen los Presupuestos, no es el 1,8% de las cuentas en la sombra que presentó el Gobierno. El consenso de analistas está más cerca del 2,2%», afirmó Nin.

La institución, además, alerta de que las cuentas no recortan con contundencia el déficit y la deuda pública en plena desaceleración: frente al crecimiento del 2,2% que augura el Ejecutivo, el Círculo contempla que será del 2,1%. «Estamos dejando una carga muy importante a las siguientes generaciones», lamentó Nin al señalar que la deuda pública es del 98,3% del PIB y el déficit estructural, del 3,1%.

Junto a la insuficiente consolidación fiscal, entre los reproches que recibe el Ejecutivo también destaca el rechazo a las subidas de impuestos ya que, entienden, agudizarán la desaceleración. Por eso, el Círculo prefiere que no haya Presupuestos y se prorroguen los anteriores, ya que «el 80% de las subidas fiscales que contienen apuntan a las empresas» pese a que, en palabras de Nin, las cuentas del PP de 2018 «tampoco son de nuestro agrado».

En definitiva, las cuentas «generan incertidumbre a la vez que elevan la presión fiscal sobre familias y empresas, impactando negativamente no solo sobre la capacidad de ahorrar, consumir e invertir, sino también en la creación de empleo y la competitividad», consideró el Círculo de Empresarios sobre el proyecto de Presupuestos de 2019.

Pero no solo las cuentas despertaron la oposición de los empresarios. Las medidas que ya se han puesto en marcha, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros al mes tampoco son del agrado de los empresarios. Nin señaló que ya en enero se ha visto el impacto negativo en el empleo, ya que así se lo han trasladado «muchos empresarios» que han tenido que «reducir la plantilla para soportar el crecimiento del SMI». Al recordar el aumento del paro del pasado mes, subrayó que este se dio entre los jóvenes con «menos formación».

En su lugar, el organismo ha pedido impulsar políticas de natalidad, retrasar la edad de jubilación por encima de 67 años, subir el IVA a productos con tipos reducidos, bajar Sociedades del 25% al 20%, un sistema de cuentas nocionales en las pensiones y que la formación de comités de empresa sean cuando estas tengan más de cien trabajadores y no 50 como en la actualidad.

«Ocurrencias fiscales»

Precisamente, la directora de Economía, Alicia Coronil Jonsson, destacó que frente a las reformas proyectadas por el Gobierno de Rajoy para fomentar la ganancia de tamaño empresarial, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha parado estos planes «en seco». Más aún, Nin denunció que medidas de los Presupuestos como fijar un tipo mínimo en Sociedades del 15% sobre la base imponible es un factor «desincentivador» para aumentar el tamaño de las compañías.

Como colofón a esta andanada de críticas, Feito tachó los nuevos impuestos, la tasa Google y Tobin, de «ocurrencias fiscales», ya que España será uno de los primeros países en aprobarlos en lugar de esperar a que entren en comandita con el resto de países de la UE.