ABC

Claves para encontrar tu piso de estudiante ideal

Con el comienzo del curso, miles de estudiantes buscan alojamiento para estudiar durante el curso

ABC
Actualizado:

Llega el mes de septiembre y con él el comienzo del curso escolar. En estas fechas son muchos los estudiantes, universitarios o de posgrados, que hacen las maletas a otra ciudad para afrontar el curso académico. A pesar de que los precios del alquiler están en un alza constante por todo el país, esta es la fórmula que utilizan los estudiantes para vivir durante el año.

Aunque los mejores meses para encontrar el piso ideal suelen ser junio y julio, al final de la época estival todavía hay algunos «chollos» por pillar. Así que si te ha pillado el toro en estos meses y todavía no has iniciado la búsqueda de tu piso de estudiante idóneo, no te preocupes, aún estás a tiempo. Y para ello, aquí te dejamos algunos consejos para que la búsqueda sea lo más fructífera posible.

Lo primero de todo que hay que tener en cuenta para alquilar una vivienda es el tipo que quieres. Es decir, en qué zonas quieres vivir, cuál es el precio máximo dispuesto a pagar (para ello también es importante tener hecha una radiografía de los precios de alquiler de la zona), el tamaño de la vivienda y sus características. En este último punto entraría el número de habitaciones, baños, si está amueblado o no, si la vivienda cuenta con ascensor o el tipo de certificado energértico que cuenta (es obligatorio que todas las viviendas lo tengan).

También el tipo de calefacción que dispone es importante, ya que si esta es central puedes tener un ahorro considerable en la factura de los gastos.

Es complicado que todas las preferencias se cumplan, pero sí muchas de ellas. Una vez anotadas, el próximo paso es realizar una primera búsqueda. Para ello, en nuestro país hay numerosos portales webs donde realizarla, las cuales también cuentan con aplicaciones móviles. En ellas se puede filtrar la búsqueda según nuestras preferencias.

La mayoría de viviendas piden diferentes condiciones a los inquilinos que postulan para alquilar. Hay que tener mucho ojo en las condiciones del alquiler. Así, la fianza a abonar (suele ser una mensualidad completa), si hay que pagar honorarios a la agencia inmobiliaria (en el caso que el arendador gestione el alquiler mediante una empresa de este tipo) o si hay que realizar un pago adicional al del alquiler, como los gastos de la comunidad de vecinos, son algunas condiciones de las que hay que estar pendiente si están incluidas.

Teniendo todo claro, y habiendo hecho una lista de viviendas seleccionadas como candidatas, llega el momento de la visita, quizás el más importante de todo el proceso. Una de las claves es realizar las visitas de manera cercana en el tiempo, para así poder comparar mejor. De hecho, si durante la visita le autorizan hacer fotos o algún vídeo, ayudaría al proceso de elección.

Si ha habido suerte, el último paso es la firma de contrato. En este paso hay que poner mucha atención en lo redactado, por si hubiera algún error o alguna cláusula abusiva en el mismo.