Coca-Cola quiere dirigir al consumidor hacia sus bebidas con menos azúcar

La compañía destaca que ha apostado por implementar su modelo de «marca única» que reduce las diferencias de sus envases

EFE
SevillaActualizado:

La estrategia comercial de Coca-Cola busca redirigir al consumidor hacia sus versiones con menos cantidad de azúcar, para lo cuál ha apostado por implementar un modelo de «marca única» que reduce las diferencias a nivel de envase entre unas y otras.

Así lo ha apuntado el vicepresidente ejecutivo y responsable mundial de Marketing de la compañía, el español Marcos de Quinto, durante su intervención en el congreso anual de la Asociación de Grandes Empresas de Consumo Aecoc, clausurado hoy en Sevilla.

Sobre la creciente preocupación por parte de las autoridades sanitarias para reducir el consumo de azúcar, De Quinto ha defendido que Coca-Cola es una de las pocas marcas que ya ofrece todos sus productos en versiones con y sin esta sustancia.

«No sólo ofrecemos alternativas (al consumidor), sino que también tratamos de dirigirlo hacia versiones bajas en azúcar. Es lo que hemos hecho con la estrategia de marca única, que fue pionera en España, tratando de quitar barreras para que la gente pase de la Coca-Cola con azúcar a versiones sin haciéndolas menos distintas», ha explicado.

De esta forma, se ha pasado de utilizar colores diferentes para sus productos «zero» (negro) o «light» (blanco) a utilizar el rojo como color predominante en todos sus envases con pequeñas franjas en otros tonos para distinguirlas, un proceso todavía en fase de implementación en todo el mundo.

Este nuevo modelo también se basa en concentrar todos los esfuerzos de promoción en la marca en sí, sin establecer diferentes estrategias para cada una de las variantes.

Críticas a Trump

«Los resultados de esta estrategia están siendo fantásticos. En Sudamérica hay crecimientos espectaculares de las versiones 'light' y en Inglaterra se ha lanzado la Coca-Cola Zero ya con marca única y hay un crecimiento muy alto», ha detallado.

De Quinto ha subrayado que Coca-Cola, pese a su condición de empresa líder, cuenta con «un potencial de crecimiento inmenso» y ha recordado que además de encabezar el sector de las bebidas carbonatadas, pretende ampliar su cuota en el mercado de aguas y zumos, donde está presente con marcas relevantes. En contraste con épocas anteriores en las que la multinacional optó por invertir en otras áreas -desde el vino hasta desalinizadoras, pasando por estudios de cine-, su propósito es ahora centrarse en las bebidas.

También ha descartado la «tentación» de adquirir plantas embotelladoras, ya que su idea es «reforzar» el modelo actual, más «aligerado de activos» con «menores necesidades de capital». De Quinto, que actualmente vive en Atlanta -donde se ubica la sede de la firma-, ha descartado tener cualquier aspiración de ascender a presidente de la compañía y ha revelado que preferiría volver a España.

A lo largo de su alocución, el vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola ha ironizado sobre la situación política de España y Estados Unidos y ha criticado de forma indirecta al candidato republicano Donald Trump, cuya victoria en las próximas elecciones podría, en su opinión, derivar en un aumento de la inestabilidad en todo el mundo.