José María Marín Quemada, presidente de la CNMC, durante una conferencia
José María Marín Quemada, presidente de la CNMC, durante una conferencia - EFE

Competencia cerrará 2018 con un récord de impugnaciones

El organismo presidido por José María Marín Quemada detecta un incremento de los precios hoteleros tras las restricciones a las viviendas turísticas

MadridActualizado:

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha llevado a los tribunales seis normas en 2018, lo que supone cuatro más respecto al año anterior y una cifra histórica. Según fuentes de la CNMC, este incremento de las impugnaciones se debe, en parte, a los «vaivenes que ha dado la regulación» por la irrupción de plataformas como Uber y Airbnb.

Y es que de, las seis impugnaciones, tres corresponden a normas relacionadas con viviendas turísticas –las restricciones aprobadas por Madrid, Bilbao y San Sebastián– y dos a leyes referentes a las VTC –la imposición del anterior Ejecutivo de mantener las autorizaciones dos años antes de venderlas y la exigencia de una segunda licencia para operar en Barcelona– . A ello se une una sexta relacionada con la apertura de centros comerciales.

Competencia asegura que opta inicialmente por la vía «no confrontacional», y solo si falla esta opción opta por acudir a los tribunales. «Son situaciones graves, en las que que no se aplican principios de necesidad o proporcionalidad», explican las mencionadas fuentes.

Especialmente cuestionada es la regulación, por parte de comunidades y ayuntamientos, de las viviendas turísticas. Competencia denuncia malas prácticas que van desde normas «excesivamente intrusivas», como la aprobada por Galicia, hasta leyes basadas en la existencia de «supuestas externalidades negativas, pero que no miden adecuadamente esas externalidades», como la impulsada por el Ayuntamiento de Madrid.

Subida de los precios hoteleros

En este último grupo se enmarcan de hecho las iniciativas que han justificado las restricciones a las viviendas de uso turístico por su impacto en el mercado de la vivienda. Competencia publicó en verano un informe en el que señalaba que «no existe evidencia de una relación directa y exclusiva entre la oferta de viviendas turísticas y el precio de las viviendas». Ahora, el organismo matiza que sí aprecian el impacto de plataformas como Airbnb, pero reiteran que este es «limitado».

Esta consideración, sin embargo, no ha evitado que en los últimos meses distintas administraciones, como el Ayuntamiento de Palma de Mallorca, hayan impuesto nuevas restricciones a las viviendas de uso turístico. Normas que, según la CNMC, han incentivado una subida de los precios hoteleros.

De hecho, este repunte viene recogido en los informes económicos que el regulador adjunta a las impugnaciones que ha llevado a cabo sobre la regulación en materia turística de Madrid, Bilbao y San Sebastián.

En opinión del regulador, solo «debe intervenirse en el mercado cuando sea necesario para paliar un fallo de mercado que ponga en peligro una razón de imperioso interés general». Es por ello que Competencia considera «restricciones especialmente graves» medidas como limitar las estancias en los pisos turísticos, imponer una moratoria en la concesión de licencias y obligar a que este tipo de alojamientos estén ubicados en determinadas plantas de los edificios.

Además, la organización que dirige José María Marín Quemada opina que la opción de habilitar un registro, medida que baraja el Gobierno, es una «restricción grave» que «desincentiva» la actividad.