El presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Bonet
El presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Bonet - ERNESTO AGUDO

La confianza empresarial española de cara a 2019 es superior a la media europea

La Cámara de España prevé un avance del PIB más contenido el próximo año, con un crecimiento del 2,2%

ABC
MADRIDActualizado:

Las empresas españolas son más optimistas que las del conjunto de la Unión Europea sobre la evolución de sus negocios de cara a 2019. Este optimismo se refleja sobre todo en la previsión referente a las exportaciones ya que las expectativas netas son 20 puntos porcentuales superiores a las de las compañías de la Unión Europea. Estos datos se extraen de la Encuesta de Perspectivas Empresariales 2019 que elabora Eurochambres, la asociación que agrupa a las Cámaras de Comercio europeas y en la que han participado 45.000 empresarios de 26 países europeos, 3.073 de ellos españoles.

Los resultados generales de la encuesta reflejan que la confianza empresarial es favorable en todos los países participantes, con España por encima de la media de la UE y de países como Alemania, Italia, Países Bajos o Francia. Existen diferencias importantes entre las compañías más optimistas, las de Finlandia, y las más persimistas, las de Francia.

La encuesta pregunta a las empresas sobre cuatro variables: las ventas nacionales, las exportaciones, el empleo y la inversión. En el caso de las empresas españolas, las expectativas para 2019 respecto a todos los indicadores son peores que en 2018, con un descenso más acusado, de 15 puntos, en las ventas nacionales. Las perspectivas positivas más sólidas se refieren a las exportaciones.

En esta línea, la Cámara de España prevé un avance del PIB más contenido el próximo año, con un crecimiento del 2,2%, tres décimas porcentuales menos que en el presente ejercicio. Según indican las empresas, el crecimiento estaría basado en una menor aportación de la demanda nacional -ventas nacionales e inversión-, mientras se mantiene el pulso del sector exterior con un saldo favorable de las exportaciones. En cuanto al empleo, son más las empresas que cuentan con realizar nuevas contrataciones que las que piensan reducir plantilla, con lo que la tasa de paro seguirá reduciéndose, manteniendo la creación de empleo.

Los aspectos que más incertidumbre generan entre los empresarios varían dependiendo de cada país, pero hay dos variables que coinciden en generar preocupación. El aumento de los costes laborales y la escasez de trabajadores cualificados son los dos factores más importantes a los que tendrán que hacer frente las empresas. Cuestiones como los tipos de cambio o el Brexit, que movilizan a la opinión pública y los medios de comunicación, son menos relevantes para el sector empresarial. Esto es así de forma general, excepto en el caso de los empresarios irlandeses, preocupados por la depreciación de la libra y las relaciones comerciales futuras con el Reino Unido.