De izda a dcha: Alicia Koplowitz, importante accionista de la constructora junto al magnate Carlos Slim que ostenta la mayoría del accionariado y Esther Koplowitz, presidenta de FCC
De izda a dcha: Alicia Koplowitz, importante accionista de la constructora junto al magnate Carlos Slim que ostenta la mayoría del accionariado y Esther Koplowitz, presidenta de FCC - REUTER

FCC advierte de que el parón político de España podría desembocar en una «replanificación de inversiones»

La constructora controlada por el magnate Carlos Slim cierra el semestre con un beneficio de 128 millones, un 15% menos que el año anterior

MadridActualizado:

La inestabilidad política empieza a ser foco de preocupación para las empresas. FCC, constructora controlada por el magnate mexicano Carlos Slim, ha señalado este jueves, en su informe de gestión semestral, que la incertidumbre política de España y otros países europeos «podría suponer la replanificación de inversiones y un menor volumen de licitaciones».

La compañía también califica como un riesgo estratégico la «ralentización del crecimiento de Europa y las dificultades financieras de las economías emergentes», factores que en su opinión lastran la inversión pública. Además, señala que la posibilidad de que se produzca un Brexit duro «abre una etapa de incertidumbre, cuyas consecuencias económicas y políticas tanto en Reino Unido como en la Unión Europea son inciertas».

El informe ha sido remitido a la CNMV este jueves junto a los resultados semestrales del grupo, que muestran una caída del beneficio del 15%, hasta los 128,9 millones de euros. Según la compañía, este resultado está condicionado por un gasto de 18,8 millones de euros en concepto de intereses de demora en relación a un procedimiento de Hacienda.

Y es que la Agencia Tributaria inició, en junio de 2017, un procedimiento de recuperación de ayudas de Estado relacionado con la amortización fiscal del fondo de comercio para la adquisición indirecta de participaciones extranjeras. En concreto, el procedimiento hacía referencia a los incentivos fiscales que se aplicó FCC tras la adquisición de Alpine, WRG y ASA. En mayo de este año, Hacienda practicó una liquidación por este concepto por valor de 110,9 millones de euros.

«La cabecera del Grupo ha presentado recurso económico-administrativo contra esta liquidación tributaria y estima que debería ser anulada, al menos parcialmente, por parte de los tribunales», ha destacado en este sentido FCC.

Más allá de este caso, las cuentas de la constructora también reflejan una mayor a los accionistas minoritarios por su mayor aportación, sobre todo en la división de agua. Además, el grupo constructor y de servicios detalla que su resultado se ha visto lastrado por un mayor gasto en impuesto de sociedades (3 millones) y un destacado aumento en el resultado atribuible a accionistas minoritarios desde 3,6 a 31,4 millones

Los ingresos de la compañía, no obstante, crecieron durante el primer semestre y se situaron en 2.993,8 millones, el 5,5% más. Esto se debió, según la empresa, al desarrollo de nuevos proyectos y mayores volúmenes de demanda en España, donde el negocio se ha incrementado el 6% y sumado 1.647,6 millones, el 55% del total.

Mientras, la deuda financiera de la compañía alcanzó a finales de junio los 2.972,2 millones de euros, 280,8 millones de euros más que en diciembre de 2018, «debido a la expansión del capital circulante e inversiones de crecimiento en curso, pero con una muy destacada reducción interanual de 866,4 millones de euros», señalaron desde la empresa.

Respecto a la cartera, esta alcanzó los 30.690 millones a finales del semestre, un 5,9% más que en 2018. El resultado se vio condicionado por el impulso de la cartera de Construcción, que creció un 67,9% en España debido a adjudicaciones como la remodelación del estadio de fútbol del Real Madrid o el proyecto de construcción del corredor del mediterráneo de alta velocidad Murcia-Almería.